Se desarrolló el segundo día del megajuicio al exgobernador, Sergio Urribarri, y a otros funcionarios. Un sólo letrado pudo dar sus alegatos, debido a que los demás abogados defensores pasaron su alegato para el jueves, porque uno podría tener Covid.

Uno de los defensores que representa al exmandatario, Raúl Barrandeguy, presentó síntomas compatibles con el coronavirus y debió ser hisopado.

El que sí realizó los alegatos fue Emilio Fouces, abogado de Hugo Marsó -exministro de Turismo- y de Gerardo Caruso, empresario encargado de instalar el parador playero en Mar del Plata.

Alegato

El letrado explicó que la tesis de la Fiscalía -de que se utilizó ese parador para promover la candidatura de Urribarri como presidente- no era correcta. Fouces dijo que el fin era “promocionar las bondades de la provincia”.

Asimismo, el defensor estableció que “hay una interpretación antojadiza y forzada” de parte de quienes llevan adelante el caso, y negó rotundamente que el parador haya tenido fines proselitistas.