Este jueves los trabajadores de Obras Sanitarias de la Municipalidad de Paraná se declararon en asamblea permanente con retención de servicio. Esta medida se suma a la medida de fuerza impulsada por ATE Entre Ríos. 

Ante este panorama se remarcó que se garantizarán las guardias mínimas para atender urgencias, según informa Elonce. El reclamo es "contra el ajuste y los tarifazos a los trabajadores", según detalló Roberto Alarcón, secretario general de ATE Paraná.

"Con este modelo económico del Gobierno nacional, al hambrear a los trabajadores con una devaluación del salario por el que se pierde el poder adquisitivo, los trabajadores estamos debajo de la línea de pobreza, y por eso seguimos en la lucha", reafirmó.

Además detalló que el reclamo de los trabajadores de Obras es por "la tercerización de las tareas". Según Alarcón "el municipio terceriza más del 70% de la obra pública a empresas amigas".

Al mismo tiempo exigió "que se ponga en valor el trabajo de los municipales, que se compren herramientas y camiones", especialmente en el área de Obras Sanitarias, Barrido y Limpieza.

La precarización laboral es la base del reclamo ya que sostiene que "el Estado municipal no brinda las herramientas de trabajo, faltan insumos, los compañeros tienen una pala prestada para trabajar dos veces a la semana".

Durante la jornada de este lunes estiman recorrer las reparticiones municipales para debatir "qué salario y qué Estado queremos los trabajadores". El Secretario detalló que "un contratado de obra cobra 9.000 pesos, uno de servicio, 15.000 pesos; y el empleado de planta permanente bajo la categoría mínima, 18.000 pesos".