El Fiscal notó contradicciones en las declaraciones de la mujer. Esta contó que era víctima de Cristo.


La madrastra de Nahiara, la pequeña de dos años que murió luego de ser brutalmente maltratada, declaró ante la Justicia y sostuvo que Miguel Ángel Cristo, padre de la menor, también la maltrataba a ella y los tenía encerrados en su casa en Paraná

Yanina Soledad Lescano quedó imputada en la causa por homicidio al igual que su pareja, el cual debe cumplir prisión preventiva por 60 días según informa AHORA. La mujer de 28 años aseguró que el hombre no dejaba que toquen a Nahiara. 

Declaró la madrastra de Nahiara.

La madre de la menor murió hace poco más de un año y la pequeña estaba bajo el cuidado de sus abuelos pero el 8 de agosto del año pasado, día de su cumpleaños, se mudó a la casa de su padre, tres meses después de que Lescano empiece a convivir con Cristo. 

Lescano declaró que el hombre estaba siempre armado con una pistola en la cintura y que la tortura de Nahiara comenzó en enero cuando se quemó los pies con agua caliente de un termo y su padre se negó a llevarla al Hospital. 

Ante esta situación la madrastra sostuvo que Cristo se “obsesionó” con que la pequqeña “sane sin marcas” ya que la quería “vender”, informa Elonce. “Él me tenía amenazada, me decía que iban a venir los gitanos y me iban a llevar a mi nena, porque por cómo estaba Nahiara marcada ya no les servía a ellos”, declaró.

Además contó que el hombre le pegaba a la niña con una manguera y que encerraba a Lescano y a sus hijos en la casa al poner candado en la única puerta de salida de su domicilio. 

La audiencia duró dos horas y media. El fiscal Juan Malvasio, señaló que se produjeron contradicciones en la declaración de la mujer por lo que solicitó prisión preventiva por 57 días en la Unidad Penal Nº 6 mientras se desarrolla la investigación correspondiente. 

Si bien Lescano pudo haber sido amenazada por Cristo, “es al menos responsable de no haber hecho nada cuando era sometida a los golpes y torturas” para el Fiscal, detalla UNO.

Al mismo tiempo, la madrastra señaló que estaba incomunicada pero tenía un teléfono celular en el que ingresaba a las redes sociales y nunca pidió ayuda. También Malvasio señaló: “Ni siquiera tuvo un gesto de arrepentimiento en la audiencia“.






Comentarios