La Municipalidad de Oberá adherirá al Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que establece que partir del día de ayer, 9 de abril y hasta el día 30 de abril del corriente, quedan terminantemente prohibidas las actividades y reuniones sociales en domicilios particulares de más de 10 personas, salvo para la asistencia de personas que requieran cuidados especiales. (Art. 11 y 14 inc. A) del DNU 235/2021).

Conforme al Artículo 17 del citado DNU, se podrán implementar medidas de prevención adicional para evitar la circulación del COVID-19.

A raíz de esto, el Director de Asuntos Jurídicos, Matías Frick, detalló que: “No hay restricciones, al igual que en la provincia, en actividades con horarios y protocolos ya establecidos para el funcionamiento como es el caso de confiterías y locales gastronómicos nocturnos”.

Restricciones en Oberá por el COVID-19

“Como nosotros no estamos catalogados como un municipio de alto riesgo sanitario, lo único que hemos prohibido son las reuniones sociales en domicilios particulares de más de 10 personas”, expresó.

“Y esto se debe a que en las actividades que están protocolizadas hay un control de áreas de inspección municipal, policial y de otras fuerzas de seguridad, y ante el incumplimiento siempre hay un responsable, no suele ocurrir lo mismo en domicilios particulares donde prácticamente es imposible controlar”, enfatizó.

A su vez, mencionó también que “lo importante es estar en el día a día, evaluar cómo se maneja la situación y que cada uno se mantenga cuidando a las personas más cercanas para evitar la propagación del virus”.

El desafío como municipio es mantener el equilibrio entre el cuidado sanitario y el flujo financiero al máximo posible, en consonancia con las medidas provinciales y nacionales.