En las últimas horas se dio a conocer la voz oficial de una de las enfermeras del hospital Heller de Neuquén que fue acosada por un compañero de trabajo. El hecho sucedió el lunes 21 de junio, cuando el personal de salud descubrió que uno de los trabajadores estaba acosando de ellas.

//Mirá también: Internaron al presunto femicida de Agostina Gisfman

Tal como lo reveló el Diario de Río Negro, hasta el momento solo se conocía la versión de la Fiscalía quien llevaba el caso adelante, sin embargo, en las últimas horas, la sociedad quedó perpleja al escuchar la voz oficial de una de las profesionales, siempre y cuando se guardara su identidad.

Según relató una de las jóvenes, un día al ingresar a baño del vestuario notó que había una mochila con el celular sobresalido en la esquina del lugar, y que si bien le llamó la atención lo dejó pasar. A los pocos días, descubrió que sus compañeras también habían notado ese objeto por lo que pensaron que podía ser de un compañero de trabajo. Al momento de acercarse para refugiarlo al celular y no dejarlo a simple vista, dieron cuenta de que el móvil estaba grabando.

Desde entonces empezaron a preguntar de quién era el celular y se enteraron que era de un empleado de maestranza de 26 años, el mismo que días después del hecho dejó de trabajar. “Un chico de perfil bajo, jamás me lo hubiera esperado” y agregó la joven que detalló todo: “tenía una máscara de laburante”.

Enfermeras de Neuquén denunciaron que un compañero de trabajo las filmaba cuando iban al bañoLVI | 0

Estamos todas enojadas, nerviosas, con vergüenza. No deberíamos tener vergüenza, pero la tenemos porque aparecemos en videos haciendo pis, cambiándonos, no podemos entender cómo una persona puede ser tan morboso para grabar esos videos. El que vio el video, lo reenvió y no dijo nada, es tan culpable como el miserable que hizo esto.”, comentó al respecto una de las víctimas del acosador.

Sobre el caso, se sabe que la Fiscalía se encuentra trabando y realizando las pericias sobre el celular, mientras que las afectadas se dan aliento entre ellas, se entienden y se aconsejan mutuamente. Es que ya no pueden confiar en que la próxima vez que entren al baño de su trabajo no haya alguien grabando nuevamente.