Desde la defensa de los imputados habían hecho un pedido por la prescripción de los plazos en los 15 imputados por la muerte del docente en 2007.


La Sala Penal del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Neuquén confirmó este jueves la vigencia de la causa “Fuentealba II”, tras rechazar un pedido de prescripción de las defensas de los 15 imputados por su responsabilidad en el operativo policial en el que murió el docente Carlos Fuentealba el 4 de abril de 2007 tras la represión a una manifestación.

Fuentealba falleció durante una represión a una manifestación a una protesta (web).

Los jueces Oscar Massei y Evaldo Moya rechazaron los recursos de “Control Extraordinario” que presentaron  las defensas tras el pronunciamiento de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, que pidió evaluar la constitucionalidad del artículo N°56 de la Ley Orgánica de la Justicia Penal.

Carlos Fuentealba, docente neuquino (web).

Según el fallo que difundió el TSJ, advirtió que “el artículo 56 fijó un procedimiento de adecuación de las causas que tramitaron bajo el anterior sistema procesal, conforme a la etapa en que se encontraba cada caso, sin privar de efectos los actos procesales válidamente cumplidos”.

Por otra parte, recalcó que la extinción de la acción penal por el cambio del plazo, que exigía la readecuación y finalización de los procesos, “carece de apoyatura” en el artículo que se revisó.

La gente se movilizó durante la causa que investiga el deceso del docente (web).

Los imputados en la causa son el exsecretario de Seguridad de Neuquén Raúl Pascuarelli y los exjefes policiales y miembros de la fuerza Carlos David Salazar, Moisés Soto, Adolfo Soto, Mario Rinzafri, Jorge Bernabé Garrido, Julio Cesar Lincoleo, Aquiles González, Rubén Hernández, Pablo Oddone, Félix Torres, Cristian Vázquez Salinas, Luis Alberto Rodríguez y Oscar Antonio Lezama.

La justicia continúa con la investigación del crimen del docente Fuentealba. Darío Poblete, excabo de la policía neuquina acusado de ser el autor del delito, fue condenado a prisión perpetua.





Comentarios