El Grooming -o ciberacoso- es un delito que ha tomado un alarmante y marcado protagonismo durante los últimos años. Consiste en contactar -mediante engaños- a niños y niñas por las redes sociales, y generar un lazo de confianza inspirado en peligrosas mentiras. Porque los groomers (entiéndase, quienes cometen este delito) se hacen pasar por chicos o chicas de la misma edad de las víctimas, aunque en realidad son adultos depravados.

// Mirá también: Capacitan el Luján de Cuyo para la detección del ciberacoso.

Más allá del delito en sí -tipificado por el Código Penal-, el Grooming puede ser la puerta de entrada a otros delitos terroríficos también, como la pedofilia, la extorsión y hasta la trata de personas. Y al tratarse de un delito relativamente “nuevo” (aunque ya tiene sus años), es una preocupación para niños y adolescentes; así como también para sus padres. Por esto mismo es que un grupo de docentes y directores de escuelas secundarias mendocinas ha aunado sus esfuerzos para trabajar en el programa “Escuelas en Alerta: Grooming”. El mismo consiste en trabajar con talleres e involucrar a los propios adolescentes en la concientización y trabajo.

Los casos de Grooming crecieron 30% durante la pandemia en todo el país.

Fabricio Meza y Julián Tomas, ambos de 14 años y compañeros de Tercero Quinta de la Escuela José Vicente Zapata son dos de los adolescentes que se han comprometido y desde hace unos días están trabajando en la concientización de sus compañeros; y también de otros alumnos del establecimiento. Son los encargados de dictar los Talleres sobre Grooming en el establecimiento.

“En pandemia aumentaron 30% los casos de Grooming. Y por eso es que estos dos alumnos están trabajando en los conceptos más importantes, que tienen que ver con la privacidad, la configuración de las cuentas en las redes sociales; y lo hacen dando talleres y de una forma dinámica con los alumnos de la escuela”, destacó el director de la Escuela José Vicente Zapata y uno de los impulsores de la iniciativa, Claudio Peña.

Entusiasmados

“Apenas el profe nos preguntó si queríamos ayudar en la charla y capacitación para los alumnos de primero a quinto, nos prendimos. Y en los talleres explicamos a los chicos sobre qué es el Grooming, las líneas 137 y 102 a las que hay que llamar para denunciar y vemos unos 4 o 5 videos que explican de qué se trata. Y al final les damos una hoja en blanco a los chicos para que ellos escriban palabras que creen que están relacionadas al Grooming”, resume Fabricio Meza al referirse a los talleres que empezaron a dictar la semana pasada.

Los chicos aprovechan las horas libres del resto de los estudiantes para, con todos los protocolos y cuidados indispensables en el contexto de pandemia, brindar los talleres que son presenciales, en las aulas y duran cerca de 40 minutos.

// Mirá también: Mendoza lucha contra el Grooming.

“Los chicos entienden y toman conciencia de lo que pasa, sobre todo los de cuarto y quinto que son más grandes. Como parte del taller, nosotros les preguntamos que harían en una situación de Grooming, y participan mucho”, agrega Fabri.

Fabricio Meza y Julián Tomas, los dos alumnos de tercero quinta que tienen a su cargo el dictado de talleres sobre Grooming para todos los alumnos de la escuela José Vicente Zapata.

“Tuvimos una primera clase entre nosotros para ver cómo eran todos los videos y la temática; y en la segunda clase ya empezamos a hablar y dictar los talleres nosotros. El jueves dimos los primeros 3 cursos, y el viernes tuvimos otros 5″, acota por su parte Julián Tomas.

Fabricio Meza y Julián Tomas, los dos alumnos de tercero quinta que tienen a su cargo el dictado de talleres sobre Grooming para todos los alumnos de la escuela José Vicente Zapata.

“Vemos que hay chicos que ya estaban informados sobre el tema, pero también hay muchos que no sabían; y me gusta ver que, cuando se van del taller, se van informados. Se ve que les preocupa el tema, participan, ayudan”, agrega Juli. “Mientras más información se les dé, más se comprometen. Y está bueno poder renovar los contenidos”, concluye el adolescente.