Desde el pasado sábado 14 de noviembre, las postales se repiten en los diferentes casinos públicos y privados de la provincia. Las largas colas para ingresar a las salas de juego son constantes desde que el Gobierno autorizó su reapertura.

Al acceder que las salas puedan reabrir, el Instituto de Juegos y Casinos (IPJyC) dispuso que los locales deberán respetar como máximo de ocupación el 30% de las tragamonedas del total de las máquinas autorizadas. Pero aclara que en ningún caso podrá haber más de 120 clientes dentro de las instalaciones.

Teniendo en cuenta esa restricción, cinco de las once salas de juego de toda la provincia cumplen con los requisitos para recibir a 120 clientes. Por el contrario, los casinos de Malargüe y Fuente Mayor (Tunuyán) están habilitados para atender a sólo 38 y 46 personas, respectivamente.

Listado de casinos mendocinos con la capacidad de personas permitidacortesia