Bodegas de Argentina realizó su tradicional agasajo vendimial en Trivento, en el lugar se observó una concurrencia reducida respecto a años anteriores compuesta por decenas de actores de la industria vitivinícola. Allí, el discurso de Patricia Ortíz, presidente de la entidad, marcó aún más las diferencias que hoy tienen con Coviar.

La empresaria destacó que 2020 fue un buen año para la vitivinicultura argentina, pero esto no compensa la caida de los últimos años y que pese a haber crecido el consumo per cápita, el gasto por habitante fue el menor desde 2015.

Ortiz reclamó que la “vitivinicultura necesita políticas de largo plazo”. Así mismo, destacó que las exportaciones son un 15% menor que hace 10 años. “Las políticas nacionales que aumentan los impuestos a la exportación no contribuyen a potenciar las capacidades competitivas para aprovechar los mercados externos” y remarcó las desventajas contra los principales potencias vitivinícolas.

La disputa con Coviar

La empresaria bodeguera le dedicó algunos minutos de su discurso a la Coviar: “Dilapida nuestros fondos en acciones no consensuadas y que poco aportaron al sector”, lanzó y aseguró que a pesar de ser catalogados como “autoexcluidos” representan una importante mayoría en las exportaciones y el mercado interno.

“Los ‘excluidos’ somos de la industria quienes más empleo y más divisas contribuimos al país”, sostuvo y reiteró su “enérgico rechazo” al PEVI 2030.

“Dijimos basta al atropello de uno pocos que se actúan con desprecio con quienes aportan para hacer grande la industria. Deberían pedir disculpas y acceder a los pedidos de cambio en el reglamento interno, no los de la ley, para asegurar su cumplimiento y correcto e idóneo uso de los fondos. O dar un paso al costado y permitir que un directorio sin conflicto de intereses trabaje para salir de esta crisis”, arremetió.

Un nuevo espacio

Con el objetivo de “trabajar en conjunto para que el sector en su totalidad contribuya al desarrollo económico y social sostenible del país”, hace unos días Bodegas de Argentina y otras siete organizaciones crearon la Mesa Nacional Vitivinícola. Los miembros son la Asociación de Productores del Oasis Este Mendocino (Aproem), la Asociación de Viñateros Independientes de San Juan, la Asociación Vitivinícola del Valle Calchaquí, Bodegas de Argentina, la Cámara de Bodegueros de San Juan, Cámara de Productores Agrícolas de San Juan, el Centro de Viñateros y Bodegueros del Este y la Federación de Viñateros de San Juan.

Con la presentación oficial de PEVI 2030 (Plan Estratégico Vitivinícola), de la que participó el presidente Alberto Fernández en el agasajo organizado por Coviar, y el discurso de Ortíz quedaron aún más marcadas las diferencias respecto a cómo se debe trabajar por el futuro de la industria.

“A pesar de los tiempos complejo la Mesa está formada y dando sus primeros pasos. Apostamos a la inversión, al agregado de valor y a la generación de empleo”, concluyó Patricia Ortíz. Fuente Los Andes