El Hospital Central sumó camas de Unidad de Terapia Intensiva (UTI) a fines de optimizar la infraestructura hospitalaria y prepararla para enfrentar una segunda ola de contagios de COVID-19. Esta es la primera etapa de las obras de ampliación y, de un total de 34 camas, el sábado ya fueron ocupadas 7. En las próximas semanas sumarán 13 camas más.

//Mirá también: Coronavirus: aumentó la internación de las personas menores de 60 años

Este es un espacio que estaba en desuso dentro del nosocomio y está ubicado en el subsuelo, en lo que ahora es el área de Guardia y Consultorios Externos, que se inauguró hace poco más de un año. Luego quedará disponible para, en un futuro, la atención de pacientes de terapia intensiva.

“Este aumento de camas viene a sostener un sistema sanitario fortalecido para dar respuestas a la pandemia y seguir con la estrategia de equilibrio entre la salud y la economía que lleva adelante la provincia en durante pandemia”, dijo la ministra de Salud, Desarrollo Social y Deportes, Ana María Nadal, y explicó que “esto se suma a la gran inversión que venimos haciendo en el sistema sanitario”.

Sumaron camas de terapia intensiva al Hospital Central.

Por su parte, el subsecretario de Obras Públicas, Jorge Simoni, explicó la importancia que tiene la obra y la pronta ejecutividad que se trazó: “Coincidimos en refuncionalizar un área ociosa que se encontraba dentro del hospital pero que tenía toda la potencialidad para resolver una necesidad tan imperiosa en este momento. No dudamos en poner en marcha esta obra que consistió en ‘vestir’ una superficie cubierta ya existente, colocando pisos, revestimiento, instalación termomecánica, gases medicinales, instalación eléctrica, servicios contra incendio, carpintería y todo el equipamiento que requiere este tipo de espacios”.

//Mirá también: Murió la joven de 24 años que recibió múltiples puñaladas

Además, Nadal comentó que por ahora las camas serán destinadas para pacientes con Covid-19, pero en adelante se podrá reforzar una terapia intensiva, especializando más recurso humano en cada una de las áreas de niveles críticos, de manera que también aumenta mucho la calidad de atención y las tasas de sobrevida en la recuperación de las personas.