Un jubilado mendocino vivió momentos de tensión en su vivienda de Ciudad tras ser asaltado por delincuentes que lo engañaron, lo ataron y golpearon para robarle. Los malvivientes se hicieron con un botín de 1,5 millones de pesos.

Ocurrió alrededor de las 9.30 de este miércoles, en una casa ubicada en calle Neuquén al 2700. Delincuentes simularon ser empleados del municipio de la Ciudad de Mendoza y asaltaron a un docente de la UNCuyo y extrabajador del Tribunal de Cuentas.

Tras un llamado al 911, los efectivos policiales ingresaron al inmueble por los techos y hallaron a la víctima -un hombre de 66 años- golpeada en la cabeza y un desorden generalizado en el interior de la vivienda.

Los sujetos engañaron al dueño de casa haciéndole creer que le entregarían alcohol en gel. Lo empujaron para meterse a la vivienda, lo golpearon al con las cachas de la pistola que portaban y lo maniataron con alambres. Luego, lo encerraron en el baño y comenzaron a revisar la casa, según relató Los Andes. 

Los malvivientes se alzaron con 12.000 dólares (poco más de un millón y medio de pesos) y 9.000 pesos.

Huyeron por los techos

Al arribar los efectivos policiales, los delincuentes se escaparon por los techos. En el camino, arrojaron algunos objetos de valor y se quitaron los falsos uniformes.

Los objetos encontrados.

Los uniformados hallaron dos camisas de la Municipalidad de la Ciudad de Mendoza que encontraron en el techo de una casa ubicada en calle México, a una cuadra del domicilio de la víctima.

En calle Álamos Plateados del barrio Cano, hallaron diversos elementos que le habían sustraído al jubilado. En el piso hallaron un celular marca Motorola, un reloj que parecía de oro y dos billeteras.

Además, secuestraron una pistola calibre 22, que había sido descartada por los ladrones en inmediaciones del monoblock "L".