Se trata del hombre condenado por el homicidio del comunicador social Alejo Hunau.


La Justicia mendocina le concedió la prisión domiciliaria a un hombre condenado por el homicidio del comunicador social Alejo Hunau, cometido en 2004. La madre de la victima por cuestiones humanitarias y frente a la pandemia de coronavirus apoyó la medida, informaron fuentes judiciales.

El beneficiado es Diego Arduino, condenado a 16 años de prisión por el crimen del comunicador, y quien por padecer una enfermedad respiratoria y considerarse parte del grupo de riesgo frente al Covid- 19 había solicitado la prisión domiciliaria.

Alejo Hunau.

Según las fuentes, la medida fue otorgada este martes por la jueza Mariana Gardey en una audiencia por teleconferencia con el penal de Boulogne Sur Mer. La fiscalía se había opuesto al beneficio pero el abogado querellante Alfredo Mellado, en representación de la madre de la víctima, Silvia Ontiveros, no objetó el pedido y mostró su postura a favor de un trato humanitario para el homicida.

En febrero pasado, Arduino, quien fue condenado en 2007, había solicitado la libertad condicional y le fue denegada por la Justicia por informes adversos de distintos organismos. En ese momento, Ontiveros -quien fue presa política durante la ultima dictadura cívico militar y sufrió abusos y torturas- se había expresado en contra de esa posibilidad pero ante este pedido de prisión domiciliara, mediante una carta expresó su postura a favor.

Silvia Ontiveros.

“Hoy estamos hablando de algo distinto. Una pandemia. Hay una situación de hacinamiento en las cárceles y entiendo el terror que deben sentir los que están adentro. Y entiendo que hay condiciones de salud de Arduino, que complicarían superarlo si lo contrae”, escribió en un fragmento de la misiva.

Por su parte, el abogando Mellado remarcó a Telam que la prisión en la modalidad domiciliara “no es una libertad anticipada sino que es una alternativa que morigera la pena de encierro en un penal” y destacó que Arduino ya ha cumplido el 90 por ciento de su condena en la cárcel.

El caso Hunau

El cuerpo sin vida de Hunau (33), un comunicador social quien había trabajado en el gobierno del exgobernador Roberto Iglesias, fue encontrado en su departamento céntrico el 23 de noviembre de 2004 y su asesinato generó gran conmoción en la sociedad.

La víctima murió por un golpe en la cabeza realizada con una botella, determinaron los forenses. Arduino fue señalado como la última persona que estuvo con el joven y las pruebas de ADN lo ubicaron en el lugar del hecho.

Diego Arduino.

En 2005 la Segunda Cámara del Crimen absolvió a Arduino en un fallo que generó polémica por sus argumentos homofóbicos y finalmente, tras una apelación, fue condenado por homicidio simple y hurto en 2007 por la Cuarta Cámara del Crimen.




Comentarios