El procurador general de la Corte de Mendoza desmintió tener presiones políticas.


Alejandro Gullé, procurador general de la Corte de Mendoza, salió al cruce de las versiones sobre suaccionar en la Justicia: “Para los que dicen que soy empleado de Cornejo: tengo 40 años de trabajo en el Poder Judicial”, sentenció.

El jefe de los fiscales que trabajan en el Ministerio Público y que investigan los crímenes más resonantes de Mendoza,a demás de homicidios, femicidios, robos y corrupción, afirmó categóricamente que no hay injerencia de la política sobre el trabajo de los fiscales y negó ser un “empleado” del exgobernador Alfredo Cornejo.

Alejandro Gullé junto al exgobernador Cornejo.

Además, remarcó: “Yo soy amigo de Cobos. Fue compañero mio toda la secundaria y somos compañeros de promoción. Y no fue él quien me designó Procurador porque no consideró que fuera el momento”.

Sobe Cornejo afirmó: “A Cornejo lo conocí en la cancha de fútbol hace 15 años. Nos sentamos cerca y hacemos cábalas y todo por el Tomba. Conversamos mucho sobre las políticas de persecución penal, modos de encarar la seguridad”.

Y también aclaró: ​”Me dicen que condenamos solo al peronismo, pero investigamos a un Ministro de Salud radical que se tuvo que ir por violencia de género. Después a un subsecretario de trabajo, dos concejales. Nosotros investigamos lo que hay. Si denuncian a un radical por delitos de índole económica lo investigamos. También hemos sobreseído a peronistas. Depende de lo que hay en la causa si prospera o no”,  dijo en la entrevista en MDZ Radio.




Comentarios