El 5 y 6 de diciembre el Juzgado Federal de Río Grande en Tierra del Fuego comenzará a tomar las primeras declaraciones indagatorias por violaciones a los derechos humanos durante la guerra.


En esta oportunidad se trata de las primeras cuatro declaraciones indagatorias a los militares acusados de cometer graves violaciones a los soldados en Malvinas en 1982.

Son más de 120 hechos denunciados hasta el momento donde aparecen como responsables unos 95 militares de distintos rangos y escalafones pertenecientes a las tres fuerzas armadas; Ejercito, Armada y la Fuerza Aérea.

La causa por las torturas a soldados argentinos, cometidas por sus propios oficiales jefes, causó conmoción en todo el país. Miguel Ávila, abogado que patrocina a soldados combatientes y defensor de esos héroes, dijo en una entrevista con Ciudad TV que “hace un tiempo estábamos en la duda si se iban a hacer las declaraciones indagatorias; pero ahora están las primeras indagatorias a 4 oficiales acusados del delito de tortura”.

Aclaró que esto “se desarrollará en Río Grande, mediante un sistema de videoconferencia. Se trata de la primera acción judicial de estas personas que van camino a ser procesadas y juzgadas. En julio, nosotros aportamos nuevas pruebas a la causa”.

El Dr. Ávila representa a “12 soldados combatientes, y reveló que, “estuvimos en Sáenz Peña, donde estuvo prestando declaración uno de los soldados que ratificó las acusaciones, que vio como dos soldados estaban estaqueados cuando luego hubo un bombardeo y estos mueren. La versión oficial fue que ellos murieron en combate, y nosotros estamos apuntando a tortura seguida de muerte que tiene una pena de más de 20 años”.

 “La declaración de Frías es escalofriante. Narra cuando le ordenan que retire los cuerpos y le dicen cosas irreproducibles, y él cuenta esta situación de una forma que te hace llegar a las lágrimas”.

Después agregó que, “hay otro soldado que, estando estaqueado, hubo un bombardeo que le produce ceguera. Acá hubo un abandono total del Estado durante muchos años, que no le dio la asistencia que correspondía y hoy lo estamos acompañando; y como ése, hay otros testimonios escalofriantes. Se trata de jóvenes soldados que sufrieron hambre, frío y abandono por parte de su propia fuerza”.

Consideró además que sus representados, “a medida que avanzan las cosas están esperanzados, porque algo estamos haciendo; y de Corrientes nos llamaron ex Combatientes que sufrieron torturas y que ahora se van a sumar a la causa. Y hay otros casos están saliendo a la luz, queriendo contar lo que pasó”. El Dr. Ávila denunció que, en la vecina provincia, “sufren amenazas y amedrentamiento”; aunque no precisó quiénes serían los autores que las realizan.

“Estamos en buen camino, y en febrero o marzo habrá otros avances. Hubo un cambio de jueza y algo positivo pasó, por eso esperamos que el año que viene sea bastante más movido”, señaló. Subrayando que los oficiales indagados pueden quedar en libertad o ser detenidos, pero que “esto se les impone pautas de conducta, porque hay una semi plena prueba en contra de ellos. Deben fijar domicilio y no pueden salir de la ciudad o del país”.

Las torturas existieron y los acusados están ahora en manos del Poder Judicial de La Nación de la Dra. Mariel Borruto a cargo del Juzgado Federal de Río Grande quien decidirá su futuro.




Comentarios