El turf - como tantas actividades en la Argentina - lleva casi 3 meses paralizado por la emergencia sanitaria ante la pandemia de coronavirus. La última carrera que se corrió en el Hipódromo de La Plata fue el 17 de marzo, lo cual hace que peligren muchos puestos de trabajo. Por ello este viernes 12 de junio a las 11 hs se convoca a una banderazo nacional en todos los hipódrimos del país para pedir la vuelta a la actividad.

"La situación del turf en La Plata, al igual que sucede en el resto del país, está muy complicada. Yo separo lo que es el turf como juego del turf como trabajo. Del turf depende mucha gente. En La Plata son alredor de 5 mil los afectados a la actividad y, al no haber carreras, se nos está cortando la cadena de pagos", explicó Nahuel Orlandi, que es entrenador de caballos SPC de tercera generación, a Vía La Plata. Desde el propietario - que es quien sostiene al caballo todos los meses - hasta el peón, hay una cadena de empleos detrás: herreros, domadores, galopadores, transportistas, forrajeros, veterinarios, entre otros.

Pero los más perjudicados son los peones - aclara Orlandi - ya que tienen sueldos muy bajos y sus ingresos despenden de las carreras. También los entrenadores y los jockeys están sufriendo este parate. "De la única manera que se pueden sostener los jockeys es con comisiones y, al no haber carreras, no les está entrando nada". Como si esto fuera poco, cuenta que "el Hipórdomo no ha pagado los premios de diciembre, enero, febrero y parte de marzo".

Francia, Gran Bretaña, Nueva Zelanda, Estados Unidos, España y Uruguay son algunos de los países donde se reanudaron las competencias de turf. "En todo el mundo se está reactivando la actividad hípica. No es tan complicado, se puede volver a correr perfectamente. Los funcionarios ponen muchas trabas y tardan muchísimo en responder, no se los ve muy preocupados, lo cual es alarmante".

​La promesa del gobierno en Argentina es volver en agosto. Pero Orlandi dice que si se demora la vuelta mucho más, el Hipódrimo se va a quedar sin caballos ya que "a los propietarios les está costando mantenerlos y están comenzando a venderlos". Retomar las carreras sin público es una posibilidad, a pesar de que eso no sería problema en La Plata, donde "el predio es grande y no se produce amontonamiento de gente".