La versión del repartidor fue respaldada por dos testigos que se presentaron este viernes ante la Justicia. 


El empleado de la empresa de delivery Glovo, que asesinó a puñaladas a un hombre que había asaltado a una mujer en la ciudad de La Plata declaró este viernes ante la justicia. El repartidor aseguró que cometió ese asesinato en defensa propia. 

Glover asesinó a un hombre de dos puñaladas.

Rubén Ariel Gómez (32), el “Glover” que el martes por la noche mató a un ladrón en la esquina de 10 y 46, fue indagado esta mañana por la fiscal Ana María Medina, a cargo de la investigación. Gómez, que está en libertad y fue imputado por el delito de “homicidio”, estuvo acompañado por sus abogados defensores Damián Barbosa y Gustavo Guerrero.

El hecho ocurrió en la noche del martes en pleno centro platense, cuando Gómez mató de dos puñaladas a Julio Gabriel Zapata (47), quien había asaltado a una mujer minutos antes. En declaraciones a la agencia Télam, el abogado Barbosa detalló que “obviamente lo que hizo fue en defensa propia ante una persona que lo amenazó y lo atacó con un arma de fuego”.

“Mi defendido vio que Zapata le había robado a una señora, quiso frenarlo y retenerlo hasta que llegara la policía, pero esta persona sacó un arma de fuego y amenazándolo le exigió que le entregue la moto con la que él trabaja para poder huir”, precisó Barbosa. 

El letrado apuntó que Zapata “le dio muchos culatazos con el revólver en la cabeza pero por suerte Gómez tenía el casco puesto” y aseguró que en ese momento comenzó entre ambos un forcejeo. “Ahí Gómez extrajo una navaja que tenía en el bolsillo y que suele usar en el trabajo para abrir paquetes y cortar hilos de embalar. El delincuente nunca soltó el arma de fuego, entonces con la navaja le asestó las dos puñaladas y Zapata cayó al suelo muerto. Recién ahí cayó el revólver. Es el caso típico de defensa propia”, sostuvo.

De acuerdo al abogado, esa versión ya fue avalada por dos testigos que declararon en sede judicial. No obstante, la Justicia intenta localizar también a la mujer que fue asaltada por el ladrón muerto para corroborar la versión del cadete, dado que “la policía no le tomó los datos” en el momento del hecho.

Barbosa también aseguró que su defendido permaneció en el lugar del hecho hasta que arribaron la policía y la fiscal, con lo cual “dio sobradas muestras de que no tiene pensado fugarse” y analizó que por ese motivo Medina no ordenó detenerlo.

Gómez trabaja de 8 a 23 en la empresa de delivery y además hace “changas” de albañilería para mantener a su familia, que vive en La Plata. Se conoció, en tanto, que Zapata, que vivía en Ensenada- tenía antecedentes penales por robo, portación de armas de guerra y venta de drogas, y que había estado preso en la cárcel de Olmos.

Agencia Télam. 






Comentarios