Tras superar casi un año de rehabilitación, un cóndor juvenil que tiempo atrás fue hallado en malas condiciones de salud en la zona de San Francisco de Alfarcito -170 km al norte de San Salvador de Jujuy-, fue liberado esta semana en las alturas de la Puna jujeña, para lo que hubo de realizarse una ceremonia ancestral celebrada por miembros de comunidades indígenas de la región.

//Mirá también: Jujuy integra plan de trabajo para proteger al cóndor andino

Después de permanecer en absoluto silencio -tal como instruyeron los técnicos del Ministerio de Ambiente provincial, para no perturbar al ave mientras era liberada-, el ritual alcanzó su punto culminante cuando los presentes acompañaron el inicio del vuelo del imponente ejemplar al grito de “jallalla”, la exclamación en lengua aymara que expresa el agradecimiento de los humanos a las deidades naturales.

Con la energía física recuperada y la imponente envergadura de sus alas, K’allpa ya planea en los cielos de Jujuy con la espectacular cuesta de Lipán como escenario.

Toda la atención estaba puesta sobre K’allpa, un cóndor andino macho juvenil que había sido rescatado el 10 de diciembre de 2020 en la localidad de San Francisco de Alfarcito, herido y sin poder volar.

Un equipo de la Secretaría de Biodiversidad y Desarrollo Sustentable de Jujuy logró en ese momento el rescate del ave, que entonces presentaba bajo peso, le faltaba una gran cantidad de plumas secundarias en sus alas y estaba impedido de levantar vuelo.

Del operativo participaron profesionales del Centro de Atención de la Fauna Autóctona de Jujuy (CAFAJu) del Ministerio de Ambiente provincial, donde se le prodigó los primeros auxilios.

Una vez estabilizado, el ejemplar pudo ser derivado al Centro de Recuperación de Especies de Fundación Temaikèn (CRET), en Escobar, provincia de Buenos Aires, para completar un protocolo de rehabilitación de alta complejidad. El traslado fue posible con la colaboración de la empresa Aerolíneas Argentinas, destacaron las autoridades.

La liberación de K’allpa se realizó en el marco del Programa de Conservación del Cóndor Andino, que lleva adelante la Fundación Bioandina junto a numerosas instituciones, con el apoyo del Ministerio de Ambiente.

La rehabilitación de K’allpa (fuerza vital) demandó cerca de un año, proceso durante el cual fue alojado junto a otros cóndores, en aislamiento humano, para no modificar su comportamiento. De esa manera en el CRET “logró alcanzar su recuperación física, sanitaria y comportamental lo que permitió -explicaron los especialistas- su reinserción en la vida silvestre”, en este acontecimiento del que incluso se hicieron eco agencias noticiosas internacionales como la española EFE.

AMO Y SEÑOR DE LAS ALTURAS

De regreso en Jujuy, para su liberación en la naturaleza integrantes de comunidades indígenas se concentraron en un punto de la cuesta de Lipán, en la Ruta Nacional 52 que conduce a las Salinas Grandes, donde realizaron una ceremonia ancestral antes que el equipo técnico del Programa de Conservación Cóndor Andino (PCCA) abra la jaula y libere al ave.

Con este ritual se agradeció a la Pachamama la posibilidad de que K’allpa, “retorne a su hábitat natural, ya recuperado; y pidieron igualmente para que no vuelvan a presentarse situaciones similares, de cóndores heridos, afectados, o intoxicados”.

En ese marco tanto autoridades locales como pobladores de la región destacaron el trabajo de las “instituciones locales, nacionales e internacionales, en materia de protección, atención y conservación de la fauna silvestre y particularmente de los cóndores”.

K’allpa, el espectacular ejemplar de cóndor que pudo volver a desplegar sus alas en los cielos de Jujuy.

//Mirá también: Vuela, cóndor, vuela

K’allpa se sumó así a los ocho cóndores que ya fueron rescatados y liberados en la provincia de Jujuy, mientras que el Programa Binacional de Conservación Cóndor Andino ha logrado reintroducir 218 cóndores en toda Sudamérica.

Debido a los cuidados y estado de pandemia que aún rigen a nivel nacional, la liberación se realizó ante un número limitado de personas, acorde además a las restricciones que rigen los eventos públicos en la provincia. Entre los presentes se contaban las ministras provinciales de Desarrollo Humano, Natalia Sarapura; y de Ambiente, María Inés Zigarán.

Además de las instituciones antes mencionadas, Medio Ambiente destacó que las liberaciones cuentan con el apoyo del Ecoparque de Buenos Aires, Aerolíneas Argentinas, Fundación Bioparc, Grand Parc du Puy du Fou, Association Française des Parcs Zoologiques (AFdPZ) y Beauval Nature de Francia.