La dirigente está acusada por "lesiones graves". "No me van a hacer agachar la cabeza. No soy culpable", aseguró 


El Tribunal Oral en lo Criminal 1 de Jujuy dará a conocer el próximo miércoles 15 de mayo su fallo en el juicio oral a la líder de la organización “Tupac Amaru” Milagro Sala, acusada por “lesiones graves” contra el dirigente “Lucas” Arias en 2006, respecto de lo cual la imputada declaró “no ser culpable”.

La fecha se fijó este martes al culminar cerca de las 19:30 la etapa de alegatos, en la que los representantes del Ministerio Público Fiscal solicitaron cinco años y cuatro meses de cárcel, mientras la defensa pidió la absolución de Sala.

La dirigente, enjuiciada por los magistrados Ana Pérez Rojas, Mario Puig y Claudia Sadir, está acusada de la autoría del delito de lesiones graves calificadas por el concurso premeditado de dos o más personas.

El hecho denunciado ocurrió en dependencias del Ministerio de Infraestructura de la provincia el 3 de julio de 2006, y el agredido fue Cristian César Arias (alias “Lucas”, ya fallecido), quien habría recibido una golpiza de parte de Sala y otras personas.

Previo a los alegatos, Sala hizo uso del derecho a prestar declaración y aseguró no ser culpable.

Los jueces Claudia Sadir, Ana Pérez Rojas (presidente de trámite) y Mario Puig, miembros del Tribunal en lo Criminal N° 1.

“Ese día habían sido convocadas varias organizaciones sociales al Ministerio de Infraestructura por una redistribución de obras de viviendas. Cuando comenzaron a discutir yo me mandé a mudar. No me van a hacer agachar la cabeza. No soy culpable”, sostuvo Sala, quien dijo que fue una “pelea entre los compañeros” presentes.

“La indignación de ellos era porque querían que se termine con la CTA (organización a la que pertenecía Sala) y que solo exista la CCC (movimiento al que respondía Arias)”, agregó la dirigente.

Reconoció haber amenazado de muerte a Arias en ese momento, pero dijo que tenía que ver con situaciones previas en las que, según Sala, el dirigente habría mandando a tirotear en dos oportunidades la casa de su padres y por tres episodios de enfrentamientos en distintas marchas.

Los representantes fiscales consideraron que fue “perfectamente acreditado” que Sala integraba el grupo que golpeó a Arias.

“Ninguno de los testigos habló de peleas” y quedó probado que “el ingreso de Sala al lugar fue violento, el hecho estaba premeditado y había una supremacía de personas en el grupo de Sala”, dijeron.

Paula Álvarez Carreras, abogada defensora de la dirigente Milagro Sala

La abogada defensora Paula Álvarez Carreras señaló que el principal testigo, Juan Carlos Maidana -que estaba con Arias durante los hechos- fue al juicio a “mentir” y remarcó argumentos contradictorios.

La letrada pidió la nulidad de la actuación del juez instructor y del proceso posterior, y sobre Maidana reclamó su “extracción por falso testimonio”.

Además pidió la nulidad del proceso por la “afectación del derecho a la defensa” de la dirigente, al afirmar que se ofrecieron pruebas y testigos que “no fueron admitidos”, y por la prescripción de la causa por el periodo trascurrido. En caso de no ser atendido el pedido, solicitó que, en subsidio, se la condene a la pena mínima de tres años de prisión.

La audiencia había comenzado con el testimonio de una mujer que trabajaba en el Ministerio y estuvo el día de los hechos. Dijo que no vio lo que sucedió, pero reconoció haber visto y escuchado a Sala irse del lugar diciéndole a la madre de Arias: “Tu hijo es una mierda, andá a recogerlo ahora en cucharita”.






Comentarios