El nuevo sistema será lanzado el 14 de octubre y será administrado por el municipio.


Como consecuencia de la polémica instalada en la ciudad de Córdoba, donde desde hace un par de semanas comenzó a funcionar Uber, la municipalidad de Colonia Caroya comenzó a realizar tareas de control exhaustivo en su ejido para evitar la instalación de cualquier servicio de transporte público de pasajeros ilegal.

Las tareas son desarrolladas por la Secretaría de Control y Fiscalización y el Área de Transporte de la Municipalidad de Colonia Caroya. Son controles preventivos que tienen el fin de resguardar la seguridad de los usuarios y chóferes durante la prestación de la actividad.

El municipio adelantó que sumará una tecnología digital para eficientizar el servicio de transporte público. De esta forma, a partir del 14 de octubre comenzará a funcionar, un sistema que será administrado por la Municipalidad.

Los usuarios podrán: pedir el servicio (se les asignará un vehículo por cercanía), seguir la ubicación del coche en tiempo real, recibir información sobre permisionarios y choferes, y se podrá, en caso de ser necesario accionar un botón de emergencias.

Además se aclaró que este servicio solo podrá ser prestado por taxistas y remiseros habilitados.




Comentarios