El papa Francisco, a pesar de las dolencias que lo aquejan en su rodilla, estará realizando los viajes que tenía previsto hacia África, principalmente hacia Sudán del Sur y la República Democrática del Congo.

El Papa deberá afrontar miles de kilómetros en el transcurso de menos de una semana.

Los viajes los estará llevando a cabo para principios de julio, entre el 2 y el 7 de ese mes, y llevará una silla de ruedas consigo. Cabe recordar que anteriormente y por cuestiones de seguridad, dos intentos de arribo al Congo fueron cancelados.

El tratamiento que recibirá el Papa en sus viajes

El desgaste por los traslados puede llegar a ser una situación de suma incomodidad para Jorge Bergoglio, por lo que estará realizando una serie de cuidados para que su salud no se vea mermada.

En ese sentido, está previsto que el Papa utilice la silla de ruedas, además de dos horas diarias de fisioterapia e infiltraciones con el objetivo de componer su estado de salud.

Cabe recordar que el desgaste por los miles de kilómetros que deberá afrontar Francisco en tan pocas horas será muy notorio.

Agenda agotadora para el Papa

Los allegados al sumo pontífice ven con recelo la apretada agenda que mantendrá en las próximas semanas el Papa, y en ese sentido la veintena de discursos que deberá dar, más la decena de encuentros que mantendrá y las distintas misas dan un panorama agotador para la mermada salud de él.

Está previsto que el Papa realice gran cantidad de reuniones y misas en sus viajes a África.

Está previsto que Bergoglio resida en Kinshasa y Yuba, las respectivas capitales de República Democrática del Congo y Sudán del Sur. A su vez, en el país del Congo visitará la peligrosa zona de Goma, donde es habitual que actúen grupos guerrilleros enfrentados.