El administrador del IMAS, Joaquín “Quincho” Sánchez, destacó que la planta de agua potable que el gobierno provincial inaugurará este lunes en Puerto Iguazú, solucionará el problema que viene sufriendo esa localidad por los próximos 30 años.

Con esta obras y las obras que estamos realizando tanto sobre el arroyo Mbocay y sobre el río  Iguazú, calculamos que la ciudad de Iguazú no tendrá problemas por los próximos 30 años. El próximo paso que estamos haciendo es trabajar exclusivamente en la red de agua de toda la ciudad”, afirmó.

Sánchez se refirió a la obra de abastecimiento de agua potable para Puerto Iguazú construida por el Instituto Provincial de Desarrollo Habitacional (IPRODHA), que será entregada el lunes por el gobernador, Oscar Herrera Ahuad, que incluye la toma de agua sobre el pontón flotante ubicado sobre el río Paraná, impulsión de agua cruda, planta potabilizadora, cisterna de reserva e impulsión de agua potabilizada.

Esta obra va ser un antes y un después para Puerto Iguazú. Vamos a abastecer a todos los barrios que están en el sur de la ciudad, es decir desde la avenida Papa Francisco hacia el sur, ahí entran los barrios Santa Rita, Santa Rosa, Primavera, San Juan, Las Leñas, Los Cedros que nosotros hoy les estábamos dando un servicio, pero no un buen servicio, sino por la falta de presión, de calidad, no le podíamos brindar un buen servicio a todos. Con esta planta sí vamos a lograr darles un buen servicio las 24 horas del día”, indicó.

Sánchez aclaró que la planta que está funcionando actualmente, se encuentra sobre el río Iguazú y en ese lugar se trabaja para instalar una toma flotante con financiamiento de la Nación. “Pero esta planta que fue financiada por la provincia tiene una toma sobre el río Paraná, también con una toma flotante con una impulsión a un rebombeo y el rebombeo a la planta”, explicó.

El funcionario adelantó que cuando la planta comience a trabajar con toda su capacidad desde el lunes, va generar entre 300 y 400 metros cúbicos por hora. “Se inaugura todo, la toma de agua sobre el río Paraná, un rebombeo en el barrio Santa Rosa y esta primera etapa de la planta que va producir 400 metros cúbicos con una cisterna de 3 millones de litros”, agregó.

La nueva planta potabilizadora de Puerto Iguazú solucionaría el problema de los próximos 30 años.

Esta obra se sumará a la planta que IMAS posee sobre la avenida Victoria Aguirre, que tiene una toma sobre el río Iguazú y otra sobre el arroyo Mbocay, que desde el lunes abastecerá a la zona norte de la ciudad mientras que la nueva será para los barrios del sur. De esta manera, Puerto Iguazú tendrá tres tomas de agua: sobre el Paraná, sobre el arroyo Mbocay y sobre el río Iguazú.

Sánchez apuntó que las tomas flotantes permiten que los operarios las puedan correr en caso de algún problema de abastecimiento, lo que permitirá mitigar los dramas que se viven cuando hay sequías extremas en la región. “Anteriormente la toma sobre el río Iguazú era fija y cuando surgió el año pasado la bajante extraordinaria tuvimos que implementar una toma flotante pero no con las características que necesitábamos, por eso tuvimos varios inconvenientes en la ciudad”, reconoció.

El funcionario provincial adelantó que el siguiente paso será trabajar en la red de distribución, teniendo en cuenta que con la nueva planta, la zona sur tendrá su propia abastecedora por lo que el agua que diariamente era bombeada hacia esos barrios, será utilizada en el casco céntrico y sus alrededores.