Condenaron a los padres y a un vecino de una adolescente de Andresito al Norte de Misiones, por los abusos sexuales sufridos por la menor desde que ésta tenía 8 años y hasta los 13. La menor era explotada sexualmente por su mamá quien la entregaba a un vecino de 62 años a cambio de dinero. Cuando le contó los hechos a su padre y le pidió ayuda, este también la violó.

Tras un juicio abreviado, el Tribunal Penal 1 de Eldorado condenó a la madre a 10 años de prisión por “encubrimiento agravado en concurso real con promoción a la prostitución agravado por el vínculo y la condición de menor de la víctima”. Por su parte, el padre recibió una pena a 9 años por “abuso sexual con acceso carnal doblemente agravado por el vínculo y la convivencia preexistente, varios hechos”. Por su parte el sexagenario recibió una pena de 9 años de prisión por los delitos de “abuso sexual con acceso carnal agravado por la condición de menor de la víctima en concurso real con coacción”.

Los hechos comenzaron cuando tenía solo 8 años y era entregada por su madre a un vecino de 62 años a cambio de dinero. A los 10 años la menor le contó los hechos a su padre un agricultor de 45 años, quien también comenzó a abusar sexualmente de ella.

A los 13 años, la menor se fue a vivir con una hermana mayor quien notó cambios en su actitud y le cuestionó hasta que la víctima contó los hechos, por lo que decidieron realizar la denuncia. La niña era amenazada por el vecino con un cuchillo y con “viralizar las imágenes, para difamarla públicamente y dañar su honor”, si contaba los abusos.

Una vez judicializado el caso, los responsables fueron detenidos en forma inmediata. Tras los estudios ginecológicos y las entrevistas en Cámara Gesell se estableció que los abusos de la menor eran de larga data.