Este martes pasado el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC), dio a conocer la inflación de febrero: 4,7%. Y frente a una cifra que superó incluso las previsiones, la tarea estriba en poner foco sobre cuáles fueron los productos que más aumentaron y empujaron ese número hacia arriba. Allí aparecen alimentos tales como los huevos, la carne, la lechuga y el tomate, entre otros.

El rubro alimentos subió en febrero un 7,5% y desde el ministerio de Economía atribuyen esta suba a los precios internacionales de los commodities y a la guerra entre Rusia y Ucrania. Foto: Ignacio Blanco

De esta manera, el rubro de comidas fue el que más aumentó en febrero, con un porcentaje del 7,5% y si se analiza el acumulado de los dos primeros meses del año, ya trepa al 12,8%.

Los alimentos que más subieron en febrero

Productos propios de la canasta básica, alimentos que consume la gran mayoría de la población, bienes que son básicos para la alimentación de las personas, eso fue lo que más subió en febrero y trepó un 7,5%. Estos productos son:

  • Huevos, 22,5%.
  • Lechuga, 72,7%.
  • Tomate redondo, 40,8%.
  • Cebolla, 30,8%.
  • Limón, 27%.
  • Papa, 16,3%.
  • Naranja, 19,8%.
  • Manzana, 10,9%.
  • Carne picada,11,7%.
  • Leche en polvo,15,8%.

Así se evidencia la lista de los 10 alimentos que se vieron más influidos por las subas de febrero, siendo productos que mayormente golpean a las clases más vulnerables de la sociedad, teniendo que invertir casi la totalidad de sus ingresos y ganancias en la canasta básica.

No hay que descartar de esta lista el sub ítem de las bebidas y respecto de las frutas y verduras, la incidencia mayor está relacionada con cuestiones estacionales y climáticas.

Los motivos por los que se produjo esta inflación de febrero

Desde el ministerio de Economía entienden que este registro del 4,7% de inflación de febrero responde al “impacto de la suba de precios internacionales de los principales commodities, debido a la sequía y al conflicto en Ucrania”.

Y es por ello que desde la Secretaría de Comercio Interior intentan seguir sumando cada vez más productos a los acuerdos y el control de precios, pero esta política no estaría dando los resultados buscados aún.

Por ser productos estacionales y climáticos, el tomate redondo fue uno de los alimentos que más subió en febrero, con un 40,8%. Foto: Orlando Pelichotti

Cabe mencionar que de los 50 productos que forman parte del relevamiento realizado por el INDEC, 28 de ellos se posicionaron por encima del 4,7% que fue la inflación del mesa pasado. Uno de los productos se mantuvo igual, el arroz blanco, otro bajó, el zapallo anco, y 20 subieron pero en un porcentaje menor al 4,7% mencionado.

Valores de la canasta básica alimentaria

Así como se conocieron este martes los nuevos incrementos respecto del Índice de Precios al Consumidor (IPC), este jueves próximo se darán a conocer los datos de la canasta básica así como también de la canasta alimentaria.

Estos valores muestran el piso de ingresos que necesita tener una familia para no caer en la pobreza o indigencia.

En enero, una familia tipo (dos adultos y dos hijos) precisó ingresos de $78.624 para no ser pobre, lo cual superó el salario mínimo, que se ubica en $33.000 (si se suman dos salarios mínimos, la cuenta asciende a $66.000 y por más de $12.000 no alcanza a cubrir la canasta básica).

La inflación de 2022 podría ser la más alta en 31 años

Con la tendencia registrada en los primeros dos meses del año y con las políticas económicas actuales, signadas en gran parte por la necesidad de seguir los lineamientos del Fondo Monetario Internacional (FMI) a partir del acuerdo establecido por la deuda, la inflación de este año podría alcanzar valores históricos.

Combustibles, alimentos, ropa y otros productos y servicios, suben la tónica de una realidad económica que preocupa. Si se tiene en cuenta el conflicto entre Rusia y Ucrania y la suba de los valores internacionales, en un país con una importación notable como el nuestro, el panorama no parece ser el mejor planteado.

Los productos estacionales fluctúan según la época del año y en febrero muchos de ellos vieron aumentos importantes. Foto: Castillo Pedro

Teniendo presente que el acumulado de la inflación de lo que va de este 2022 es el 8,8% (si se suma el 4,1% de enero y el 4,7% de febrero), las proyecciones indican que la inflación acumulada de este año podría arrojar la cifra más elevada desde 1991, hace 31 años.

Y es que en ese camino, proyecciones de consultoras privadas hablan de una inflación del 55% para este 2022.