El próximo viernes 28 de enero, Argentina tiene un vencimiento de deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI) por U$S731 millones. A posteriori, el siguiente lunes 31 de enero, se le vencen poco más de U$S300 millones más. Ante esta realidad, el Gobierno Nacional le avisó a Estados Unidos que podría no llegar a pagar la cifra pactada para el viernes.

Este viernes, Argentina debe pagar U$S731 millones y el próximo lunes otros U$S300 millones más al FMI.

Si bien este aviso no condice con lo informado hace unos días por el ministro de Economía de la Nación, Martín Guzmán, sobre que Argentina cuenta con los dólares disponibles para hacer frente a los pagos, desde la Casa Rosada lo que buscan es ejercer “presión” al FMI a modo de advertencia, para hacerle notar las dificultades que atraviesa el país al tener que cumplir estos pagos.

En la agenda de Alberto Fernández hubo un solo tema: la deuda con el FMI

Según sus colaboradores más cercanos, el presidente Alberto Fernández estuvo prácticamente ocupado toda la semana con el tema del vencimiento de la deuda con el FMI.

El martes pasado se hizo un espacio en su ajustada agenda para recibir las credenciales diplomáticas de unos veinte embajadores, entre ellos el de los Estados Unidos, Marc Stanley, quien ya dijo que quiere ser parte activa de las negociaciones argentinas con el FMI.

El resto de sus horas laborales, el Presidente mantuvo conversaciones y reuniones junto a su entorno más estrecho y Martín Guzmán, en pos de encontrarle una vía de solución al pago de la deuda.

Alberto Fernández mantuvo reuniones durante toda la semana con sus colaboradores más cercanos para abordar las negociaciones con el FMI.

En ese sentido, desde la Rosada le confirmaron a Clarín que el Gobierno emitió un aviso formal a Washington, esbozando una presunta advertencia de retraso en el pago de los U$S731 millones pactados para este viernes.

La estrategia nacional responde más a una forma de presión al país norteamericano para que se destraben las negociaciones y el acuerdo que se mantiene.

Los viajes de Alberto Fernández de la semana que viene

El presidente tiene estipulado durante la semana que viene realizar viajes a Rusia, China y Barbados, entre el miércoles 2 de febrero y el martes 8 de febrero.

De esta manera, y en medio de las negociaciones con el FMI, Alberto Fernández se reunirá con Vladimir Putin y con Xi Jinping, dos líderes presidenciales que están enemistados políticamente con los Estados Unidos.

El gran objetivo de la gira es lograr mayores entendimientos con el FMI: “Es lo que deseamos, estamos tratando de que se achiquen las diferencias”, así lo expresaron desde el entorno presidencial.

Uno de los puntos más álgidos en dichas negociaciones con el Fondo responde a el ajuste fiscal que pide se haga el organismo en la Argentina, algo que está trabando el avance del entendimiento entre nuestro país y el FMI.

Así, Alberto Fernández y otros 14 funcionarios, entre los que se cuentan gobernadores, ministros y el intendente de José C. Paz, Mario Ishii, emprenderán vuelo con rumbo a Moscú -el primer destino de la gira-, el próximo martes a las 22.00 h.

Para el jueves 3 de febrero, Alberto Fernández tendrá un almuerzo con Vladimir Putin en el Kremlin. Foto: Presidencia

Para el jueves 3 de febrero, está previsto que el Presidente almuerce a solas con su par ruso, Putin, en el Kremlin. Mientras que para el viernes 4 al domingo 6 de febrero, el viaje los trasladará a China.

Allí, Alberto Fernández y Xi Jinping mantendrán un encuentro bilateral, tan solo 48 horas después de la inauguración oficial de los Juegos Olímpicos de Invierno, a los que Estados Unidos trató de boicotear de manera explícita.

Cabe remarcar que aún no han definiciones por parte del oficialismo sobre el pago o no del vencimiento de la deuda de este viernes con el FMI, a lo cual funcionarios gubernamentales aclararon que “las negociaciones son permanentes”.