Se encuentra en frente de la represa de Yacyretá. El territorio es argentino pero las aguas pertenecen a Paraguay. Se pide a Nación que se articule los mecanismos para revisar los tratados limítrofes.


El gobernador de Corrientes Gustavo Valdés remitió una carta al presidente de la Nación Alberto Fernández en la que plantea en detalle la situación que se da en el límite con la República del Paraguay, en la zona en la que se encuentran las islas Apipé Grande y Chico, frente a Ituzaingó aguas abajo de la represa hidroeléctrica de Yacyretá, que incluso generó acciones violentas entre pobladores e integrantes de las fuerzas Armadas del vecino país y de seguridad de Argentina.

El punto en conflicto es que los habitantes de la isla, que son más de dos mil personas, para trasladarse a otro punto de nuestro país previamente deben “salir del territorio nacional” para volver a ingresar al mismo. Además, no pueden hacer uso y explotación de las aguas adyacentes es el punto principal del reclamo Gustavo Valdés en su misiva.

La mencionada carta gubernamental se envió con copia a la presidente del Senado Nacional Cristina Fernández. Otra copia al presidente de la comisión de Relaciones Exteriores y Culto del Senado, entre otros estamentos del Congreso de la Nación, dado que en el mismo no se tratí la demarcación realizada en la década del 1970, que es el momento donde se provocó el conflicto. Cabe señalar también que Valdés adjuntó información de lo planteado que puede derivar en una solución del conflicto.

El año pasado el gobernador con el entonces canciller en la zona de la Isla Apipé.

“El tratado de 1876, que resguarda adecuadamente la Soberanía Argentina, se respetó hasta comienzo de las obras del complejo hidroeléctrico de Yacyretá durante la década de 1970, cuando por necesidad de fijar las jurisdicciones internacionales implicadas en dicha obra se efectuaron operaciones de demarcación que rescataron del dominio argentino las aguas adyacentes a dichas islas” son parte de los argumentos del gobernador correntino.

Las islas Apipé Grande y Apipé Chico se encuentran en una situación denominada “costa seca”, calificación que por sí misma demuestra irrazonabilidad, dado que en dicho punto geográfico del territorio nacional la costa es frontera, no pudiendo ejercerse soberanía ni explotación económica sobre las aguas adyacentes.

La represa de Yacyretá provocó que una isla Argentina se encuentre en aguas paraguayas.

En la carta se solicitan pedidos de intervención a la Cancillería y de las máximas autoridades del Ejecutivo, es decir en el Congreso nacional la situación de límites con el Paraguay no pasó desapercibida, pero hasta ahora nunca fue abordada.

Todo este conflicto se suscitó al momento de la concreción de la obra de construcción de la represa hidroeléctrica de Yacyretá, cuando la misma modifica el recorrido del curso de agua dejando a la isla en una situación muy particular porque quedó en plenas aguas paraguayas.




Comentarios