En 2019, Gustavo Arce -dueño de Agustino Cueros- fue detenido e imputado por presunta evasión agravada, lavado de activos y comercialización de procedencia ilícita. Este lunes, la Cámara Federal de Córdoba decidió sobreseer al empresario.

Tres semanas después de su detención, Arce fue liberado de Bouwer tras pagar 1.5 millones de pesos. En todo momento, tanto el imputado como su abogado negaron el delito. El letrado Agustín Díaz Cafferata siempre insistió que todas las declaraciones patrimoniales se realizaron dentro de la ley de blanqueo.

Los jueces de la Sala B de la Cámara Federal hicieron lugar a la excepción de falta de acción interpuesta por el abogado defensor de Arce y sobreseyeron al imputado.

En la resolución judicial, los jueces de cámara Liliana Navarro y Abel Sánchez Torres consideraron que el acusado no ocultó las operaciones por las que estaba imputado, sino que fueron incorrectamente declaradas.