El belga Thierry Neuville (Hyundai) finalizó en cabeza la primera etapa del Rally de Kenia, sexta prueba del Campeonato del Mundo (WRC), este viernes al noroeste de Nairobi, con el líder del Mundial, el francés Sébastien Ogier (Toyota), en la cuarta plaza provisional.

Al término de una jornada de locos, digna del otrora durísimo East African Safari que se disputaba el siglo pasado, los dos Hyundai de Neuville y de Ott Tänak, 3º a 55 segundos de su compañero, completaron la última especial del día (ES7) sobre las llantas, con los neumáticos completamente destrozados, tanto los delanteros como los traseros.

En cuanto al finlandés Kalle Rovanperä, que estaba en condiciones de cerrar la jornada como líder con su Toyota, se quedó atrapado al comienzo de la ES7 en una zona de arenas movedizas, de la que no pudo salir hasta que acudió en su rescate un todoterreno de la organización. El finlandés se reenganchará mañana.

Todo ello benefició al japonés Takamoto Katsuta (Toyota), segundo en la general a 18 segundos de Neuville, cuando restan aún 11 especiales por correr hasta el domingo, que atraviesan parajes de tarjeta postal, en medio de jirafas y elefantes.

Ogier, quien ayer quedó como puntero provisional tras el súper especial de apertura, no comenzó bien este sábado, pero en las tres últimas especiales pudo remontar de la 7ª a la 4ª plaza y seguir aspirando al podio final. ”En este rally lo que tenés que hacer es sobrevivir”, declaró el piloto francés, siete veces campeón del mundo de la categoría.

Todos los pilotos de equipos oficiales disputan por primera vez el Safari, tras 19 años de ausencia de la prueba en el calendario del WRC. Para Ogier, que viene de ganar en Italia, también se trata de la primera vez en Kenia.

Otras dos bajas importantes de este viernes fueron el español Dani Sordo y el británico Elfyn Evans, tras sendas salidas de camino; también se reengancharán mañana.

Este sábado, se corren otras seis pruebas especiales. La competencia finaliza el domingo en Nairobi.