Una mujer de 51 años fue condenada este viernes a prisión perpetua por el crimen de un peluquero en la ciudad de Córdoba, que fue encontrado en el local comercial por su propio padre, desnudo, tirado en el suelo y con un cable alrededor del cuello, informaron fuentes judiciales.

La medida fue dictada por el tribunal de la Cámara del Crimen de Primera Nominación y recayó sobre Andrea Ferreyra, quien fue hallada culpable del delito de “robo agravado por la participación de una menor y homicidio calificado criminis causae”, en perjuicio de Paulo César Micolini.

De acuerdo a los datos de la causa, en la tarde del 3 de marzo de 2019 el cadáver de Micolini fue encontrado por su padre, en el interior de la peluquería ubicada en barrio Observatorio de la capital de Córdoba.

El cuerpo estaba desnudo, con un cable atado al cuello y con lesiones de ataduras en las muñecas de sus manos, en tanto las pericias determinaron que había muerto asfixiado.

La investigación determinó que Micolini había estado con Andrea Ferreyra y su sobrina adolescente de 17 años al momento del hecho, a quienes había conocido unas horas antes en un bar y luego fueron al local de la peluquería donde fue hallado sin vida.

Ferreyra había alegado en el juicio que la muerte fue un accidente y que sucedió durante un acto sexual, al sostener que junto a su sobrina realizaban servicios sexuales.

El tribunal concluyó en que el móvil del crimen era el robo, en tanto remitió las actuaciones a la Justicia de Menores para que investigue la responsabilidad penal de la sobrina, quien era menor de edad al momento del hecho.