Ámbar y su familia vivieron momentos de desesperación, después que la niña se ahogara con un juguete. Todo ocurrió en la noche del miércoles pasado, en su casa de barrio Juniors de Córdoba. Fueron dos agentes policiales quienes la asistieron y después, se convirtieron en los invitados de lujo del festejo.

//Mirá también: Policía salvador: rescató a su propio hijo de un incendio en su casa y dos días antes auxilió a otro niño

Su papá, Matías, contó que estaban esperando a las doce para cantarle el cumpleaños con la mamá y la hermana, pero de repente su hija empezó a toser y no podía respirar. Cuando se dieron cuenta que Ámbar se había ahogado con un jugete, por lo que salieron desesperados en el auto a buscar ayuda.

En ese momento pasó el móvil policial del CAP VII, con los agentes Brenda Sandoval y Alexis Papurello, quienes no dudaron en socorrerlos. Inmediatamente comenzaron con las tareas de primeros auxilios, hasta que llegaron a la clínica más cercana.

Alexis señaló que cuando recibió a la niña en sus brazos, casi no podía respirar, aun cuando le realizaba las maniobras de Heimlich. Su compañera, Brenda, manejaba el móvil a toda velocidad hacia el hospital. Allí, personal médico continuó con las maniobras y lograron desobstruir las vías aéreas.

//Mirá también: Policías reanimaron un bebé en puente Zípoli y es el segundo niño que salvan en un mes

Ámbar logró recuperarse para poder festejas sus dos años junto a su familia, y los efectivos que fueron invitados al cumpleaños como muestra de agradecimiento. En este sentido, el papá de la pequeña expresó: “Les estoy eternamente agradecido por su rápida actuación, porque en ese momento de no haber estado ellos, no sé qué habría sido de la vida de mi hija”.

La oficial ayudante Brenda Sandoval y el Agente Alexis Papurello, junto a Ámbar y su familia. (Policía de Córdoba)