Familiares de Thiago, un adolescente de 13 años, piden justicia luego de que el pequeño muriera luego de sufrir un golpe jugando al fútbol en barrio Ferreyra. Según indicaron, habría existido una mala atención en uno de los hospitales.

“Lo trajeron el lunes, feriado. Fue a jugar a la pelota, se dio un golpe en la cadera y en la pierna. Lo trajo acá la cuñada, le hicieron placas que nunca se las dieron y le dolían las piernas”, contó Silvia Andrada, abuela del joven, a El Show del Lagarto.

Y continuó: “Al otro día el chico sigue con más dolor. Mi hija lo trae, les avisó que de chico tenía un soplo al corazón. Le pusieron un corticoide con ranitidina y empezó con reacción alérgica, le picaba. Le dijeron ‘no, ese es el cagazo que tiene’ le empezaron a sacar la chomba y le dijeron vaya porque venía la tormenta, un patrullero lo llevo a la casa”.

“Le deberían haber preguntado si es sano, le preguntaron si era alérgico a la penicilina y le dijo que no sabía. ¿Por qué no le hicieron un estudio?”, se preguntó la mujer mientras reclamaban frente al Hospital Misericordia.

“No les importó nada a ellos. Al otro día el nene estaba sentado casi sin vida ya. Lo llevaron a la Clínica Vélez Sarsfield, vomitó y ahí falleció. Quieren echarle la culpa de que lo agarraron en otro hospital. Necesitamos saber quién mató a mi nieto. No nos quieren dar la autopsia. Hay denuncia hecha. Un policía le dijo ‘señora vaya y denuncie’”, concluyó la mujer.