Será un verano atípico en muchos sentidos pero habrá algo que es un clásico de las sierras de Córdoba: la obligación de pagar para dejar el auto, como en el caso de La Paisanita, en el Valle de Paravachasca.

Allí ya han fijado el precio de 300 pesos por automóvil para todos los que deseen ingresar al río, a partir de esta temporada estival que se viene, según lo confirmó este lunes el intendente Ignacio Sala.

Pero eso no será todo, ya que el jefe comunal anticipó que controlarán la cantidad de gente a la vera del río: “mientras dure la pandemia, vamos a cerrar los ingresos cada vez que haya mucha gente en las costas de río; no vamos a dejar que se saturen los balnearios”, sostuvo en diálogo con Radio Suquía.