La Justicia de Córdoba ordenó este viernes la detención de tres personas, entre ellas un empleado municipal, acusadas de cobrar coimas de hasta 50 mil pesos para habilitar remises. Ese trámite de autorización para comenzar a funcionar es gratuito.

Las otras dos personas aprehendidas son una extrabajadora de la Inspección Técnica Vehicular (ITV) y un taxista. Los presuntos autores de los delitos de asociación ilícita y cohecho cayeron luego de 14 procedimientos llevados a cabo en la ciudad tras la orden del fiscal Anticorrupción en lo Penal Económico N° 2, Franco Mondino.

Cabe destacar que uno de los allanamientos se produjo en el Palacio 6 de Julio, donde se secuestró documentación que serviría como prueba en la causa. Según informó La Voz, el inspector municipal con base en la ITV de la avenida Cárcano, una excajera de esa empresa (que había sido despedida anteriormente) y un taxista cobraban entre 25 y 50 mil pesos a remiseros y taxistas para “habilitar” su funcionamiento.

De acuerdo a la investigación, que todavía está en curso, el taxista se habría hecho pasar como “gestor” o “recepcionista” de sus colegas que se presentaban en la sede de la ITV. Trascendió que entre 15 y 20 choferes cayeron en la trampa y fueron engañados por esta banda delictiva.