Fue desesperante el momento que debió vivir una mamá cordobesa el pasado sábado a la tarde, cuando su bebé de sólo un año no podía respirar. Sin embargo, los conocimientos de un efectivo policial permitieron recomponer a la menor y salvarle la vida.

Todo ocurrió el sábado, cuando la mujer detectó que su hija de sólo 1 año no podía respirar, tras ahogarse. Ante la premura del caso, la mamá se dirigió al centro vecinal de barrio Talleres Oeste, donde se encontraba el cabo Lautaro López, que acudió al llamado de emergencia.

Rápidamente, al ver que la pequeña tenía sus vías aéreas obstruidas, el policía le realizó maniobras de primeros auxilios, logrando estabilizarla.

Tras el rescate, la menor fue trasladada al Hospital de Urgencias donde se encuentra fuera de peligro.