Por las últimas lluvias, que arrastraron cenizas de los incendios forestales, Aguas Cordobesas informó este viernes que fueron cerradas las compuertas de ingreso de agua a la planta potabilizadora Suquía. Justamente, es porque se detectó presencia de cenizas en el río.

En el mismo comunicado, la empresa solicitó a los vecinos de Córdoba cuidar el agua. La planta potabilizadora alimenta al 70 por ciento de la población. Y se recomienda “restringir al máximo el consumo, utilizando el agua exclusivamente para las actividades básicas, como higiene, bebida y alimentación”.

“A raíz de la intensa lluvia registrada en la zona entre el paredón del dique San Roque y la ciudad de la Calera, el río Suquia recibió aporte de agua con importante cantidad de cenizas producto de los incendios que hubo en esa zona”, explica el comunicado.

“Por esta situación se procedió al cierre de las compuertas de agua cruda y a la detención de la Planta Potabilizadora Suquia ,hasta tanto se normalicen los parámetros necesarios para reanudar el proceso de potabilización”, agrega el escrito.