Tras una semana de ardua labor, el Gobierno de Córdoba informó este sábado que bomberos lograron contener el incendio forestal generado en el oeste provincial, en jurisdicción del cuartel de Salsacate y durante la jornada realizaron guardia de cenizas para evitar reinicios.

El fuego se había originado el pasado domingo en cercanías del paraje Mussi, para extenderse después hacia la comuna de Ambul, distante 40 kilómetros al norte de Villa Cura Brochero.

Y avanzó quemando pastizales, monte nativo y palmeras, con condiciones climáticas desfavorables para su contención debido a las altas temperaturas, sequía y fuertes vientos.

Contener las llamas demandó la acción de los más de 180 efectivos que trabajaron en cada jornada. Hubo tres bomberos voluntarios lesionados: uno, mordido por una serpiente y dos que sufrieron quemaduras.

También fue vital la tarea de los pilotos de los cuatro aviones hidrantes de Provincia y Nación, en apoyo de las acciones que se desarrollaron en tierra.