Después de su traumática salida de Instituto, Darío Franco ya consiguió trabajo. En este caso en Chile, en el San Luis de Quillota.

Se trata del mismo club en el que se desempeñaba Diego Osella, antes de recalar en Belgrano, donde no pudo mantener la categoría.