Los investigadores tienen dudas sobre qué iban a buscar los delincuentes a ese departamento de calle Rondeau. Horas antes los habían visto merodeando la zona. 


Pasan las horas y se pone cada vez más caliente la brasa sobre el golpe comando que este viernes perpetró una banda de al menos seis delincuentes “pesados” en un departamento de Nueva Córdoba, y que terminó con un policía y dos asaltantes muertos.

En las primeras horas de la mañana, y en base a lo relatado por la propia víctima, un empresario de 35 años que estaba con su novia en el séptimo piso de Rondeau al 100 cuando entraron los delincuentes, se dijo que éstos se apoderaron de “entre dos y tres millones de pesos”, (entre dinero en efectivo y cheques) que tenía producto de sus negocios inmobiliarios. El hombre recibió un disparo en una pierna durante el atraco.

El fiscal Rubén Caro y la Plana Mayor de la Jefatura de Policía se mantienen prudentes sobre lo ocurrido, especialmente porque se trata de uno de los asaltos más violentos de los últimos años en Córdoba, y porque se cobró la vida del joven cabo Franco Ferraro

Pese a ello, ni Caro ni los investigadores confirmaron el monto del dinero, ni su origen. “Todo es materia de investigación”, respondió el fiscal ante cada consulta periodística. 

Calificadísimas fuentes del caso confiaron a Día a Día + Vía País que “hay muchas cosas que no cierran” para un atraco de semejante magnitud, con tareas e inteligencia, armas automáticas y con la participación de dos de los delincuentes más “pesados” en cuanto a robos caudalosos tiene la provincia. 

Los interrogantes están sobre la mesa de los investigadores en Jefatura.

1) El jueves por la mañana, el vehículo Toyota de los delincuentes (que fue secuestrado tras el asalto) estuvo merodeando la cuadra donde esa misma noche se llevó a cabo el golpe. “Ya lo tenían ‘fichado’ al departamento, andaban haciendo inteligencia previa. Algo grande iban a buscar”, confiaron los pesquisas. El vehículo, que tenía pedido de secuestro, es peritado por la Policía Judicial.

2) Rolando Hidalgo y Ricardo Serravalle tienen un lugar de peso en la historia criminal de Córdoba. Ambos eran mayores de 50 años, tipos “grandes” que habían participado de asaltos a bancos y camiones de caudales, y habían purgado largos años de condena. “Son tipos mayores. Ya habían cometido robos millonarios. Es muy raro que ahora se la ‘jueguen’ por un botín de dos millones”, dudaron las fuentes. “Hay que pensar que repartir dos o tres millones entre siete delincuentes es una miseria, si se considera la inteligencia previa, la logística y el armamento que tenían”, destacaron. 

3) Ante esto se abre un tercer interrogante: ¿buscaban dinero, u otra cosa? En caso de ser dinero, los investigadores sospechan que tenían el dato de que era “un monto mucho mayor” a los tres millones de pesos que circulan desde temprano, y que ese monto elevado no existía, o bien se lo llevaron y todavía no se lo declaró. La “otra cosa” que sobrevuela, pero que nadie confirma oficialmente, es la posibilidad de un “dato” vinculado con drogas. En este caso, se abriría la puerta al narcotráfico. 

4) ¿Una mesa de dinero? Es otra de las hipótesis que suenan fuerte: la Policía cree que el dinero estaba “sucio” y trata de saber cómo se consiguió, y cómo fue que llegó el “dato” a la banda. “Estamos hablando de una banda que se la jugó en un barrio colmado de gente, con policías cerca, y que subió hasta un séptimo piso para buscar algo específico. Los dos millones son una ganga”, confiaron las fuentes. De todas maneras, no hay confirmación oficial sobre el origen y el monto. 

5) ¿Qué rol juega el empresario? El hombre asaltado estaba con su pareja cuando entraron los delincuentes. Acá hay dos versiones: unos dicen que recibió un tiro en una pierna cuando se resistió, y otros que le dispararon “de entrada” para amedrentarlo. Por el momento la declaración del testigo (su nombre se mantiene en reserva para no entorpecer la causa) está bajo investigación, y los pesquisas tratan de ahondar en mayores detalles. “No suelta mucho, se cuida de lo que declara”, resaltaron. 

Probablemente los interrogantes vayan encontrando sus respuestas con el correr de los días. Lo concreto hasta el momento es que hay tres policías heridos, uno asesinado, dos “históricos” delincuentes muertos, uno detenido y parte de la banda prófuga





Comentarios