Ambos fueron de los primeros en arribar a la calle Rondeau cuando fueron atacados a balazos. Franco Ferraro murió de un disparo en la cabeza. 


“El disparo era para mí. No pude salvar a mi compañero, no pude salvarlo”, repetía todo el tiempo el compañero del policía Franco Ferraro, asesinado por una banda comando que dio un golpe este viernes en Nueva Córdoba, que finalizó con dos asaltantes abatidos.

“Lo mataron como un perro, como un perro”, repetía consternado, mientras sus compañeros intentaban contenerlo.

Mirá el desgarrador momento: 





Comentarios