"En la familia son todos de Boca pero ayer querían que gane Talleres. Igual yo, y por eso lo festejé tanto, porque quería ganar".

Joel Soñora vivió un noche con el corazón en la boca. Su gol le dio la victoria y la punta a Talleres en la Zona 4 de la Liga Profesional. Y a la vez, le sacó el invicto del 2020 a un Boca que es tan caro a sus afectos.

"Había hablado con mi viejo (Diego Soñora) sobre qué podía hacer para recordar a mis abuelos, que se fueron hace poco. Y por eso salió lo del beso al banderín", dijo con emoción.

"La actuación del equipo fue espectafcular, la actitud no se negoció y fue una gran muestra de carácter. Planteamos el equipo a nuestra manera, presionando constantemente y con superioridad numérica para atacar", resaltó en diálogo con Radio Sucesos.

"Puede ser que nos tocó el Grupo de la muerte, pero el fútbol argentino es muy parejo y duro, y cualquiera le puede ganar a cualquiera", añadió.

"Vamos a todas las canchas con la intención de ganar. Contra Boca hubo momentos en los que sufrimos, Mauri (Caranta) atajó bien, y lo que más me gustó fue el convencimiento de querer ganarlo", enfatizó.

Repecto a su juego y a la posición en la cancha, subrayó: "Cuando volví a Talleres lo hablé con el Cacique, de jugar así más suelto. Por ahí puede ser un poco desordenado, porque trato de mostrarme, que es lo que me gusta hacer".