El próximo domingo 16 se festeja el Día del Niño y en un contexto muy diferente y con situaciones adulteradas por la cuarentena decretada ante la pandemia de coronavirus, se hace de vital importancia el acompañamiento de padres y adultos. En este sentido una psicóloga cordobesa presentó un libro que busca ayudar a fomentar el diálogo y generar espacios terapéuticos, algo de vital importancia en este momento.

Se trata de María Constanza Espeche, una joven licenciada en psicología, autora del libro "Cuidando a nuestros niños", un trabajo que apunta a que los adultos con menores a cargo puedan "detectar, acompañar y aliviar momentos difíciles". Este libro está pensado para que los más grandes puedan compartir con niños de entre 6 y 9 años.

"Es un libro que tiene 14 capítulos que tratan una temática diferente sobre alguna dificultad que puede atravesar un niño como puede ser la muerte de un ser cercano, burlas en la escuela, pasar a otra etapa, la tolerancia a la frustración, el autoestima, la separación de los padres", arranca explicando Espeche.

Libro "Cuidando a nuestros niños", de María Constanza Espeche.

Cada capítulo está estructurado con una introducción que está más que nada destinada al padre o al adulto que vaya a leer el cuento con el niño. "Esa intro orienta en relación al tema que estoy tratando. Por ejemplo, en la de 'separación de los padres' comento los obstáculos que tiene que saltear el niño, de qué manera es mejor abordarlo. La idea es preparar a los padres para que después, cuando lean el cuento con el niño, sepan guiarlo", se explaya la licenciada en psicología.

Luego de la introducción se pasa directamente al cuento, la idea principal del libro es que justamente el adulto pueda leer el cuento con los niños y no que el pequeño lo lea por su cuenta. "Apunta a generar un espacio terapéutico para el niño donde se pueda sentir identificado y poner palabras a eso que siente y tambien adquirir recursos", enfatizó Constanza.

Libro "Cuidando a nuestros niños", de María Constanza Espeche.

Esta lectura y abordaje entre el adulto y el niño permitiría generar un espacio para saber qué esta viviendo ese infante. Por último, y para reforzar este concepto, al final del capítulo hay una serie de preguntas que el niño puede responder y que sirven también de guía para identificar las sensaciones que está transitando. "Lo que busqué es generar un espacio terapéutico de dar herramientas y de generar el vinculo", contó la psicóloga que se desempeña en el área clínica de la profesión y que recibe a una gran cantidad de niños en su consultorio.

El nacimiento de una idea

Lógicamente un libro no nace de la noche a la mañana, es algo que se trabaja con el tiempo y se piensa y repiensa. Justamente este período de cuarentena le permitió a Constanza darle forma y vida a este trabajo. "La idea surge porque atiendo muchos niños en el consultorio y me llama la atención lo poderosa que es la herramienta del cuento. De forma metafórica se pueden tocar temas muy complejos y que brindan una compresión de temas que a veces son muy difíciles de hablar. Es una muy buena manera de que pueda hablarlo y sentirse identificado, es una forma de sentirse mejor", argumentó.

-¿Notás que hay una dificultad por parte de los adultos para abordar estos temas o que intentan evitarlos?

- Yo creo que pasan varias cosas: primero que a veces si bien se saben que son temas complejos, uno no siempre los detecta en su propio hijo. Tampoco hay tantos espacios de diálogo entre padres e hijos o docentes y alumnos, faltan espacios de conversación. A eso apunta también el subtítulo del libro: "Cuentos terapéuticos para detectar, acompañar y aliviar momentos difíciles". Como adultos lo que pasa es que nos puede costar empatizar con lo que puede estar sintiendo el niño. Por ejemplo, en un divorcio es tanto lo que están viviendo cada uno de los padres que les cuesta ver lo que está viviendo el niño. Como adulto uno ve una situación que le resulta simple y que para el niño puede ser un montón. Además, cada uno tiene sus propias carencias. Entonces el cuento marca temas y se va mostrando cómo lo puede estar sintiendo el niño y marca cierto modelo o guía para ver la mejor manera de responder y abordar.

- ¿Notas que hay algún tema que es más común o que se repite más en el día a día?

- ¡Uh! Hay un montón, son muchos. Pero hay un capítulo que habla del exceso de tecnología y que se plantea lo importante que es tener espacios con los niños de interacción cara a cara y en el que los padres puedan realmente escucharlos, ver lo que están viviendo y brindar herramientas. Hacerle una caricia, escuchar al niño lo ayuda a incorporar herramientas sociales. Capaz para "el afuera" no se nota, pero internamente le regala un montón de cosas.

Por último, Constanza buscó enfatizar que el libro no es justamente para que lo agarre un niño y lo lea solo, "el libro apunta a generar un espacio compartido entre padres e hijos. La idea es realmente cuidar a los niños y parte de ese cuidar es brindar ese espacio compartido y brindar a los padres herramientas y posicionarse como el adulto que acompaña. La idea es que pase por las manos del padre", concluye.

Todos los interesados en adquirir este libro pueden buscarlo en librerías de Córdoba como Maidana Libros, El mundo del libro, El Espejo y Rubén Libros.