La idea de Pablo García, era llegar con su moto hasta Alaska. Tuvo que suspender su viaje por el cierre de fronteras ante el coronavirus. Estuvo casi dos meses frenado en Perú.


Logró volver a Córdoba capital en un Hércules de la Fuerza Aérea Argentina. Lo hizo después de casi 60 días de estar varado en Desaguadero, Perú, por la pandemia del coronavirus.

Pablo García es cordobés y ex combatiente de Malvinas. Partió de la plaza de Argüello el 8 de diciembre pasado para iniciar una travesía hasta el norte del continente. La pandemia frustó todos sus planes.

La idea de Pablo, era llegar hasta Alaska en su moto (Benjamín Abrile – Milagros Castelli)

El veterano de Malvinas, pasó 58 días junto a otros argentinos en un hotel que tuvo que cerrar, pero cuya dueña les permitió continuar alojados mientras dure el cierre de fronteras que les impedía regresar.

Ante la imposibilidad de gestionar permisos sanitarios para moverse por las rutas, Pablo barajó la posibilidad de dejar su moto en ese país y volverse en alguno de los vuelos de repatriación.

Es así que la moto de Pablo, quedó en la casa de un peruano que conoció durante la travesía, y que se ofreció amablemente a resguardarla.

“A último momento surgió la posibilidad de un vuelo humanitario, eran dos Hércules que salían desde Lima. Nos hicieron revisación médica, nos desinfectaron antes de subir, y viajamos unas siete horas hasta El Palomar, Buenos Aires” contó en diálogo con La Voz.

Con estrictas medidas de bioseguridad​, Pablo, desde el Palomar, tomó un colectivo hasta Córdoba. “Me hicieron el hisopado, y ayer me confirmaron que dio negativo. Ahora estoy solo en lo de mi hija, aliviado, contento, y bastante ansioso por poder ver y abrazar a mi familia, me faltan 12 días”, aseguró.

Ahora el veterano de guerra, se encuentra en la casa de su hija -que se marchó- para que él pudiera estar aislado haciendo la cuarentena.




Comentarios