El delantero, ídolo de la T, juega en el Motagua de Honduras y siempre recuerda con mucho cariño al club de barrio jardín.


Los hinchas de Talleres tienen como un ídolo a Gonzalo Klusener. Artífice de los ascensos del Federal A a la B Nacional y luego a Primera, el delantero guarda un cariño especial por el club albiazul. Actualmente juega en el Motagua de Honduras, club que va primero en esa liga, y habló desde allá con el programa Futbolémico de radio Impacto.

No me siento ídolo. Sí me siento muy querido en Talleres, me ha tocado estar en momentos muy difíciles”, afirmó el delantero.

Después del ascenso a Primera en 2016, Gonzalo Klusener no tuvo mucha continuidad en el equipo que entonces dirigía Frank Kudelka. Sobre su salida del club, el atacante dijo: “Mi despedida de Talleres fue normal, en ese momento tenía ganas de tener una chance más. El técnico rotó bastante en la posición nuestra y a mi no me había dado la chance”.

Cuando se fue, el club albiazul le realizó un emotivo video de despedida:

Sobre su situación en el fútbol hondureño, el punta misionero contó: “Me ha sorprendido lo futboleros que son acá, voy al supermercado y siempre me dicen algo. Son bastantes pasionales, obviamente que no como en Argentina”.

Sobre el parate en el fútbol por la cuarentena por el coronavirus, el delantero analizó lo que le toca vivir en el fútbol del país centroamericano: “Lo que está pasando ahora ha desestabilizado a la gran mayoría, acá varios clubes quieren que se suspenda y se de todo por terminado para no pagar los sueldos”.

ENTRENANDO CON ROMARIO. Para pasar las horas de cuarentena obligatoria, Gonzalo Klusener trabaja en su casa y se difundió en redes un tierno video con su hijo Romario que lo acompaña en sus rutinas.

Sobre su futuro, Klusener descartó cualquier regreso a Talleres. “Veo muy difícil volver. el club apunta a otra cosa, apunta a traer jugadores jóvenes y proyectarlos. Sería espectacular pero no lo pienso”, sentenció.




Comentarios