Actualmente existen varios modelos. Pero la utilidad de uno depende del estado de la vista de la persona y de las incapacidades visuales que presente. Aquí las características de cada uno


En el mercado existe una amplia gama de modelos de lentes o tipos de cristales. Las lentes se pueden diferenciar en función a los materiales de los que están fabricadas o por el lugar donde se fija la distancia. De todos modos, las lentes progresivas parecen que corren con alguna ventaja sobre el resto, gracias a que se pueden utilizar de cerca y de lejos.

En este escenario aparecen las lentes monofocales. Se podría decir que este tipo son las más comunes. Se usan para contrarrestar cualquier problema de visión, sea miopía, astigmatismo o hipermetropía.

Monofocales, presentan una sola graduación.

Así, las lentes monofocales se caracterizan por tener, como su nombre indica, un solo foco,es decir, una sola graduación, calculada expresamente para las necesidades de la persona en cuestión.

Pero también están las lentes multifocales. En este caso, el uso de las lentes multifocales se está extendiendo cada vez más, sobre todo en pacientes con afecciones como las cataratas o la vista cansada a causa de la edad.

Multifocales, más de una distancia de foco.

Estas lentes se caracterizan por tener más de una distancia de foco; es decir, permiten graduar la vista a diferentes distancias.

Pero dentro de las lentes multifocales existen diferentes tipos: – Lentes bifocales o trifocales: Son lentes para la corrección de la vista especialmente indicadas para personas con problemas de hipermetropía o miopía. Tienen dos o tres distancias de graduación distintas. Su descubridor fue Benjamin Franklin, uno de los mayores inventores de la humanidad.

– Lentes progresivas: Son lentes especialmente diseñadas para aquellas personas que necesiten los pasos intermedios focales que no son capaces de brindarle las lentes bifocales o trifocales. La parte inferior de estas lentes sirve para ver de cerca, mientras que a medida que nos acercamos a la parte superior de la lente, la graduación va variando hasta hacerse perfecta para ver de lejos.

¿Cuáles son mejores? Se podría decir que no hay lentes mejores que otras partiendo de su simple definición. La utilidad de un tipo de lente u otro dependerá del estado de la vista de cada uno y de las incapacidades visuales que presente (y en el grado que se manifiesten).

Pero no te preocupes. Una simple visita al oculista será suficiente para saber qué tipos de problema de visión presentas y qué lentes son las mejores para corregirlos.


En esta nota:

Carlos Paz Salud




Comentarios