Ante el arribo de la tan esperada y rogada lluvia, los focos de incendios que permanecían activos tanto al norte de Punilla como en el departamento Río Seco, finalmente fueron contenidos, con bomberos voluntarios que permanecen en guardia de cenizas hasta que se verifique su total extinción.

Sin embargo, parece que las precipitaciones en las zonas en donde se registraron los incendios no fueron abundantes, aunque sí suficientes como para detener el avance de las llamas.

"Estas lluvias han mejorado mucho la situación de los incendios forestales en la Provincia en donde en este momento no hay focos activos​", aseguró esta mañana el secretario de Gestión de Riesgo Climático, Catástrofes y Protección Civil, Claudio Vignetta.

No element of type reference found.

Por una parte, el incendio originado en Capilla del Monte el pasado miércoles y que se propagó ferozmente hacia La Cumbre y Los Cocos para luego retornar a la misma ciudad en donde comenzó, se encuentra "en guardia de cenizas y contenido", precisaron.

"Por el momento están en guardia de cenizas los focos de La Granja, Villa de María de Río Seco y el de Achiras, y contenido el de Capilla del Monte. Se trata de un perímetro muy extenso que durante el día va a ser controlado por más de 70 bomberos observando que no haya reinicios", agregó Vignetta.

"La baja de la temperatura mejoró las condiciones en toda la provincia en cuanto riesgo de incendios forestales", concluyó Vignetta.

Cabe destacar que en cada uno de los incendios forestales, fueron incansables las tareas desarrolladas por bomberos voluntarios, brigadistas de Nación, personal del Plan Provincial de Manejo del Fuego, de Defensa Civil, de la Secretaría de Gestión de Riesgo Climático, Catástrofes y Protección Civil, y efectivos de la Policía de Córdoba.

Foto de portada: imagen ilustrativa / Bomberos Voluntarios de Cosquín.