Se trata del vuelo que debía llegar el 1 de septiembre pero se había cancelado tras detectarse 15 positivos de Covid-19.


El avión arribó el sábado por la tarde en el Aeropuerto de El Calafate, un Boeing 737 de Aerolíneas Argentinas, contratado por la UTE Represas Patagonia, para el transporte de sus trabajadores procedentes de otras provincias.

En una semana operaron seis aviones trayendo trabajadores, tanto de empresas mineras como de las represas.

Para el arribo de estos 150 trabajadores, la UTE Represas Patagónicas reforzó los protocolos de bioseguridad.

Debido a los 15 positivos, la totalidad del personal que se trasladaría hacia Santa Cruz la semana pasada permaneció en aislamiento en la Ciudad de Buenos Aires.

Antes de continuar hacia El Calafate, los pasajeros fueron sometidos a nuevos testeos para garantizar que todos estuvieran libres del virus.

Santa Cruz represas 2

En el marco de la emergencia sanitaria por el Covid-19, cada movimiento que realiza la UTE es informado a las autoridades del Gobierno Provincial. La empresa ratificó que el traslado se desarrolla de acuerdo a los protocolos de bioseguridad determinados por el Comité de Operaciones Especiales (COE) de la provincia de Santa Cruz y por la compañía.




Comentarios