Se trata de Becca Peachey y Tom Raby. Ellos dejaron este domingo la localidad.


Becca Peachey y Tom Raby quedaron varados en El Calafate luego del decreto presidencial que estableció el aislamiento obligatorio y el cierre de fronteras. No fueron los únicos sorprendidos no sólo por esta medida, que se repitió en distintos puntos del mundo frente al avance inusitado de la pandemia.

Ellos vuelven a casa, pero dejaron reflejada su experiencia en la patagonia y en particular, la vivencia de su cuarentena en El Calafate y el cuidado y protección que recibieron de parte de la poblacion y del área de turismo de la localidad..

Acá le dejamos sus palabras, que fueron escritas en inglés, pero que están traducidas:

Becca Peachey y Tom Raby ingleses varados

Becca Peachey y Tom Raby

A fines del año pasado, Tom y yo renunciamos a nuestros trabajos para hacer un viaje de una vez en la vida alrededor del mundo juntos. Habíamos planeado viajar por toda América del Sur, incluyendo un recorrido de 2 semanas por la Patagonia y hacer senderismo por el Camino Inca a Machu Piccu en Perú.

Cuando volamos de Londres a Río de Janeiro el 4 de marzo esperando una aventura, no teníamos ni idea de lo que deparaba el futuro.

Pasamos los primeros 9 días de nuestro viaje viajando desde Río a las cataratas del Iguazú, a Mendoza y luego a Buenos Aires, antes de aterrizar en El Calafate el 13 de marzo, listos para comenzar la parte de nuestro viaje que más nos entusiasmó: la Patagonia. Fue allí donde nuestro viaje tuvo un cambio drástico.

Aunque habíamos escuchado sobre Coronavirus en el Reino Unido (la gente comenzaba a entrar en pánico sobre el virus que se había apoderado de Italia) cuando salimos de Londres, solo había un puñado de casos, y nadie podía predecir qué tan rápido sería ese número incrementar. Se habló muy poco sobre el coronavirus en América del Sur, por lo que pasamos la primera semana de nuestro viaje relativamente inconscientes de lo mal que habían pasado las cosas en todo el mundo, hasta que aterrizamos en Buenos Aires. Tuvimos solo un día para explorar la ciudad, pero, cuando volvimos a nuestro Airbnb más tarde esa noche y sintonizamos las noticias, vimos con creciente pánico que el virus había comenzado a extenderse en el vecino Brasil y muchos países sudamericanos estaban considerando medidas de precaución.

A la mañana siguiente nos despertamos para un vuelo muy temprano, aterrizando en El Calafate justo después del mediodía. Cuando llegamos, vimos muchos carteles que anunciaban el coronavirus y la atmósfera en el pequeño aeropuerto se sentía diferente: estaba claro que el gobierno y las autoridades argentinas ahora estaban actuando rápidamente para garantizar que el virus no se impusiera en su país.

el calafate

Llegamos a nuestro Airbnb y nos recibió nuestra encantadora anfitriona Maria Elena. No nos besamos o abrazamos, y rápidamente nos mostró dónde estaban el desinfectante de manos y los artículos de limpieza, y mencionó que muchos invitados ahora comenzaban a cancelar debido al coronavirus. Cansados de nuestro vuelo temprano, subimos a descansar, cuando, perturbados por toda la conversación sobre el coronavirus, revisé el consejo del gobierno y vi con incredulidad que había cambiado esa mañana. Como veníamos de un país infectado con coronavirus, ahora debemos aislarnos por 14 días.

Al principio teníamos miedo de decirle a María Elena: no queríamos asustarla, que se preocupara de que tuviéramos el virus o que no quisiera que nos quedáramos en su casa nunca más. Pero, no podría haber sido más maravillosa cuando le explicamos: era amable y cariñosa y fue al supermercado a comprar comestibles para nosotros. Pasó la semana siguiente incansablemente asegurándose de que teníamos todo lo que necesitábamos para que nuestra cuarentena fuera lo más cómoda posible: comprarnos, hornearnos, traernos lo que necesitáramos. Ella era nuestro ángel guardián, y desde entonces hemos comenzado a llamarla nuestra mamá argentina.

Antes del final de nuestra cuarentena en El Calafate, un turista francés había sido diagnosticado con coronavirus y el Alcalde había actuado rápidamente para imponer un encierro en toda la ciudad para mantener el virus contenido. Fuera de Santa Cruz, el gobierno argentino también estaba comenzando a actuar, y finalmente emitió un cierre nacional solo dos días después, el 19 de marzo.

Observamos con horror cómo todos los vuelos comenzaron a cancelarse y la realidad se hundió en que estábamos varados en una parte remota de un país extranjero, donde hablamos poco del idioma.

El Chalten obligatorio uso de barbijos

Una vez más, María Elena nos cuidó, trabajando en estrecha colaboración con la oficina de turismo, el Señor Oscar Souto y la Señorita Mariela para mantenernos a salvo.

Después de algunas semanas, comenzamos a sentirnos más cómodos: habíamos visitado el supermercado (sorprendidos de ver los estantes completamente surtidos, cuando en casa en Inglaterra la gente estaba aterrada comprando y dejando las tiendas vacías), y todos nos habían tratado con el misma amabilidad y respeto que Maria Elena.

Nadie nos trató mal, a pesar de que veníamos de un país donde abundaba el coronavirus. La policía incluso se detuvo para revisarnos en un punto, y fueron igualmente educados y corteses. ¡Incluso descubrimos una maravillosa panadería al lado de nosotros y desde entonces hemos desarrollado un amor por los alfajores! El Calafate nos hizo sentir bienvenidos y bien atendidos. Nuestra embajada ofreció transportarnos de regreso a Buenos Aires, pero, sin vuelos, optamos por quedarnos en El Calafate, donde nos sentimos más seguros con la encantadora María Elena, mientras que otros viajeros británicos regresaron.

La semana pasada, cuando Argentina anunció la suspensión de todos los vuelos hasta septiembre, nuestra Embajada nos contactó con noticias: nos repatriarían el 7 de mayo, enviando un vuelo a Buenos Aires para recogernos a nosotros y a otros ciudadanos británicos varados.

Glaciar Perito Moreno, en El Calafate.

Nuestra embajada actuó rápidamente, trabajando con la Señorita Mariela y el Señor Oscar para garantizar que pudiéramos salir de El Calafate de manera segura. María Elena nos llevó al hospital para nuestros controles médicos y, una vez más, todos los médicos, enfermeras y el personal del hospital nos trataron con amabilidad y comprensión.

Mañana comenzamos un largo viaje en autobús a Buenos Aires, y finalmente regresamos a Londres el jueves 6 de mayo.

Dejamos El Calafate feliz, saludable y seguro gracias a la amabilidad de todos los aquí. Sabemos que volveremos pronto, para ver esta hermosa parte del mundo, pero especialmente para ver a nuestra mamá Argentina y a nuestro ángel de la guarda, María Elena.

¡Gracias El Calafate por cuidarnos tan bien! Un pueblo maravilloso, con gente maravillosa”.

El Calafate.

Becca Peachey, 3 de mayo de 2020




Comentarios