La Justicia Federal resolvió devolverle la administración del hotel boutique Los Sauces a la familia Kirchner , que ahora podrá disponer su explotación comercial. Cerrado desde 2016 y embargado, este hotel fue, según el arrepentido contador Víctor Manzanares, el principal motor de enriquecimiento de los Kirchner, con ingresos de entre US$ 10 y 11 millones.

La medida fue tomada por el Tribunal Oral Federal Nº 5, que dispuso en febrero que el hotel no continuará sujeto a intervenciones judiciales ni a medidas cautelares. Fue luego de una presentación del abogado Carlos Beraldi, quien cuestionó que la interventora judicial, Raquel Moyano, no había garantizado el cuidado del inmueble: describió goteras, cielos rasos caídos y pisos levantados, entre otros detalles.

La empresa Austral Construcciones, de Lázaro Báez , fue quien pagó su construcción, tal como reveló una investigación de LA NACION en 2016. Fue el hotel por el que los Kirchner cobraron el alquiler más alto, de manos del empresario Juan Carlos Relats, pese a que siempre tuvo menor ocupación que los demás.

Para Silvina Martínez, abogada de Stolbizer, la medida tomada por el TOF 5 beneficia a la familia Kirchner, al permitirle recuperar la administración y el usufructo del hotel, a la vez que perjudica a los procesos judiciales en marcha, en los que se investiga no solo el enriquecimiento de los Kirchner, sino también maniobras de lavado de dinero que involucran al hotel.

Victor Manzanares detención abogado de la familia kirchner investigacion lavado de dinero causa los sauces

Revés judicial

¿A qué responde la decisión de del TOF 5? En octubre del año pasado, la familia Kirchner solicitó a la Justicia que la intervención reparara los daños en el hotel y afrontara el pago de salarios y cargas sociales de tres empleados de mantenimiento tomados por Máximo Kirchner desde agosto de 2016, cuando la firma Panatel (de Relats) suspendió la locación. A juzgar por el detalle de daños aportado por el abogado Beraldi, el mantenimiento no fue suficiente: o les pagaron poco o no trabajaron mucho.

Según el informe de Beraldi, el hotel tiene goteras, pisos y paredes levantados y cielos rasos caídos. El escrito apunta a la falta de mantenimiento, pero no menciona que en marzo de 2018 el hotel fue alcanzado por el aumento del nivel del Lago Argentino, tras la ruptura del glaciar Perito Moreno. El hotel está construido sobre un humedal.

Los Sauces integra la sucesión de Néstor Kirchner , cuyos bienes fueron donados en su totalidad por Cristina Kirchner a sus hijos, quienes constituyeron un condominio. Este debía ser administrado por la intervención judicial.

Ahora, pese a haber estado intervenido por más de dos años, la Justicia informó que el hotel no se encontraba afectado ni a la administración del interventor judicial de la sucesión ni del interventor del condominio que conformaron Máximo y Florencia, como tampoco de la intervención de la empresa Los Sauces SA, homónima del hotel, pero con distinta figura jurídica.

Fuente: Mariela Arias – La Nación