El Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) comunicó hoy que la inflación acumulada en el período del 2020 fue de un 45,5% en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA). La situación adquiere mayor dimensión dentro de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y principalmente afecta a los sectores más vulnerables.

Para dar ejemplo de ello, se puede tomar el período de diciembre, en el que la canasta básica alimentaria aumentó el 5,1% en la Ciudad, frente a una inflación promedio nacional del 4%.

El valor de la canasta básica marca una relación directa con los índices con los que se miden la pobreza y la indigencia. Mientras que en el primer semestre de 2020 la pobreza fue del 40,9%, desagregada en un 34,8% en el primer trimestre y un 47% en el segundo, son los sectores más vulnerables a los que afecta directamente la inflación en productos esenciales.

Jose Gutierrez | Los Andes

Según los datos del INDEC, un grupo familiar compuesto por dos adultos y dos menores necesita percibir ingresos por al menos $22.680,97 mensuales para no estar en situación de indigencia, mientras que el monto de la línea de pobreza para un mismo grupo familiar asciende a $54.207.53 mensuales.

Es por ello que afecta principalmente a las personas con menores recursos la inflación en productos de primera necesidad. En 2020, en el AMBA el precio de la papa, por ejemplo, tuvo un aumento del 121,4%, pollo 51,2%, asado 82,9%, carne picada común 68,7%, yerba 45,5%, azúcar 49,7%, aceite girasol 37%, manzana 154,2% y naranja 178,3%.

Además, el costo de la Canasta Básica Total (CBT), que además de alimentos reúne indumentaria y transporte, marcó un incrementó 4,7 % en diciembre, por lo cual el mismo grupo familiar necesitó contar con ingresos por $54.207,53 para no caer debajo de la línea de la pobreza, mientras que el acumulado del año cerró con un aumento de 39,1%.