Los casos salieron a la luz luego de que la madre de un alumno expusiera el relato de su hijo. Más detalles. 


Un profesor de educación física de un colegio católico de la localidad bonaerense de Rafael Calzada fue denunciado ante la justicia por el aparente abuso de seis niños de cinco años, a partir del relato que uno de ellos a sus padres, informaron este  martes fuentes de esa comunidad educativa.

Las denuncias fueron realizadas en la Comisaría de la Mujer y la Familia de Burzaco, que dio intervención a la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 9 del Departamento Judicial de Lomas de Zamora, donde abrieron una nueva instancia para que otros padres sumen nuevos testimonios sobre posibles abusos.

Ezequiel Biason, el profesor del colegio Regina Apostolorum que fue denunciado por presunto abuso de menores.

El Instituto Regina Apostolorum tomó conocimiento del caso el viernes último luego de que una madre expuso el relato de su hijo y a partir de allí, otros padres comenzaron a denunciar situaciones similares que habían vivido sus hijos con el mismo profesor. Mientras se investigan los hechos, el docente fue apartado de su cargo.

Una de las madres, que pidió no dar su nombre para no entorpecer la investigación, dijo a Télam que en la sala de 5 años, “de 30 niños ya son 25 los que manifestaron sufrir el acoso” del docente.

(Foto: Twitter/@mauroszeta)

“Algunos chicos lloran, otros se tapan los oídos o gritan”, aseguró y reveló que el profesor “les decía que iban a jugar a la magia con los dedos, los apartaba y llevaba al baño en grupos de 3 o 4 nenes”.

Consultada sobre el actuar del docente en años anteriores, la mujer indicó que no conocían denuncias previas pero desde que se hizo público el caso, varios niños de primer grado -que fueron alumnos de él- comenzaron a contar las prácticas que les hacía tener.

“En dos semanas del inicio de clases se encargó de traumarlos más de lo que venía haciendo todos los años anteriores”, exclamó.

El colegio Regina Apostolorum es uno de las más prestigiosos e importantes de la zona, con enseñanza católica en sus niveles inicial, primario y secundario.

Los padres también señalaron que tras conocer las denuncias las autoridades educativas “en primer lugar dudaron de los dichos de los chicos, decían que no podía ser”. Además, indicaron que la maestra titular “nunca se les acercó” a hablar sobre el tema.

Y se quejaron porque cuando el docente denunciado impartía las clases de gimnasia no había presente ninguna autoridad o la maestra titular como, consideraron, “debe ocurrir cuando los niños se encuentran realizando alguna actividad fuera del aula”.

En tanto, decidieron solicitar a las autoridades del colegio que intervenga una psicóloga experta en abuso infantil, tras lo cual la institución prometió dar contención con su gabinete psicológico.






Comentarios