El niño tiene 3 años, la medida es a modo de prevención. Su papá fue derivado al hospital San Martín de La Plata. 


El hijo y el marido de Tahis Pérez, la mujer de Castelli que murió por Hantavirus el sábado 19 en una clínica privada de La Plata fueron internados como medida preventiva.  Al hombre, llamado Pablolo trasladaron al Hospital San Martín de La Plata. Por su parte, el hijo del matrimonio fue llevado al Hospital Garrahan con algunos síntomas relacionados con el virus.

“Están internados porque siempre se debe controlar de cerca a las personas que estuvieron en contacto con alguien que falleció por este virus. No hay indicios de que estén contagiados”, explicó el doctor Germán Arrieta, director del hospital Ramón Carrillo de Castelli en diálogo con Telefe.

El director del centro de salud explicó que el nene estuvo con sintomatología de diarrea, pero que bien podría ser fruto “de la crisis familiar que están atravesando” con la muerte de la madre. Aún así, por prevención, se decidió su internación.

El intendente del municipio de Castelli, Francisco Echarren, ya había informado esta medida. “Trasladamos a Pablo, el esposo de Thais, y a un hijo a terapia intensiva en La Plata y Buenos Aires por presentar síntomas compatibles con hantavirus”, expresó el jefe comunal en declaraciones formuladas a Télam.

Tras la muerte de Pérez, que era hija de un médico y concejal de Castelli, el intendente manifestó que “el fallecimiento de esa vecina puso en alarma a toda la comunidad” y contó el lunes que su marido y uno de sus tres hijos comenzaron con síntomas compatibles con los de hantavirus, como “vómitos, diarrea y fiebre”.

“Por eso, decidimos con el ministro de salud bonaerense trasladar al hombre al hospital San Martín de La Plata y al nene, que tiene tres años, al Garrahan de la Ciudad de Buenos Aires”, dijo.

Al respecto, desde el hospital San Martín detallaron a Télam que el paciente se encuentra “bien”, está “asintomático”, lo cual es “positivo”.

Echarren manifestó que desde la comuna lograron confirmaron que la familia de Pérez “estuvo expuesta al mismo foco infeccioso detectado en el galpón de un campo en el que Pablo trabaja como contratista rural, por lo que podrían estar infectados”.

Ahora falta esperar los resultados de los análisis de laboratorio que confirmarán si se trata de hantavirus. Los mismos tardarán de dos a cuatro días. Según explicó el funcionario sobre lo que dijeron los médicos, el virus del que se contagió la mujer fallecida “no es de persona a persona sino del roedor a persona”.

Además quiso transmitir tranquilidad y aseguró que desde el Municipio se trabaja “minuto a minuto” con el Ministerio de Salud y recomendó que “ante cualquier síntoma” las personas acudan al hospital y se comuniquen con Defensa Civil “para la limpieza de terrenos”.






Comentarios